La orden de aprehensión solicitada a un juez y obtenida apenas por la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra de Karime Macías Tubilla pudo haberle representado una gran rentabilidad política a la administración del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares si dicha acción la hubieran ejercido a tiempo, en un mejor momento; sin embargo, por la coyuntura electoral en que actualmente se da –sobre todo ante la complicada contienda por la gubernatura en la que uno de los protagonistas es el primogénito del mandatario estatal del PAN que aspira a sucederlo en el poder–, la tardía persecución judicial emprendida en contra de la cónyuge del ex gobernador Javier Duarte ha sido desvirtuada obviamente por los adversarios del régimen yunista, principalmente por los representantes de MORENA,  quienes consideran que sólo se trata de un “show mediático” y un acto de “justicia electorera” para favorecer al junior del gobernante de Acción Nacional porque aducen que sigue sin despegar en las encuestas.

 

Inclusive este domingo, en Huatusco, donde encabezó un impresionante mitin con miles de simpatizantes, el candidato de la alianza priista “Por un Veracruz Mejor”, Pepe Yunes Zorrilla, exigió que se deje de politizar la procuración de justicia: “Si no les dan los números, si sienten la derrota, asuman su situación y no utilicen ni las instituciones ni la indignación legítima del pueblo para seguir tratando de obtener raja electoral”.

 

Y es que, en efecto, a pesar de estar vinculada a la red de lavado de dinero del ex gobernador priista, la FGE y la PGR dejaron escapar a Karime y a sus familiares desde a mediados de abril de 2017, tras la detención de Duarte de Ochoa en Guatemala. Por esas fechas, la esposa del ex mandatario veracruzano, sus padres Jesús Antonio Macías y María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, su hermana Mónica Ghihan Macías Tubilla y su cuñado José Armando Rodríguez Ayache ya eran investigados por la PGR, incluso les fueron aseguradas cuentas bancarias.

Alberto Elías Beltrán, a la sazón subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales y actualmente encargado de la PGR ante la renuncia de su titular Raúl Cervantes Andrade, dijo en abril de aquél año que la esposa de Duarte y sus familiares fueron dejados en libertad porque “(Karime Macías) no tiene ninguna solicitud para una detención con fines de extradición.”

 

“Están libres, no tienen ninguna situación de enfrentar la justicia mexicana, entonces ellos pueden moverse libremente en México”, declaró Elías Beltrán en la conferencia de prensa que ofreció en la Embajada de México en Guatemala.

 

¿Por qué la Fiscalía General de Veracruz no solicitó en aquella ocasión a la PGR que se detuviera también a la esposa de Duarte, si desde un par de meses antes, en febrero de 2017, ya había recibido una denuncia de hechos en contra de la ex presidenta del Sistema Estatal del DIF por el presunto desvío de 41 millones de pesos durante el primer año de la administración duartista?

 

Según dicho expediente, la institución utilizó el sistema de licitaciones para otorgar durante 2011 contratos a seis empresas que sólo existían en el papel: Grupo Balcano, Pefraco, Ravsan Servicios-Múltiples, Abastecedora Romcru, Centro de Recursos de Negocios Cerene y Anzara.

 

Aparentemente, el dinero entregado a esas empresas fantasmas fue para comprar sistemas de purificación de agua, estufones, tanques de gas, mochilas escolares, material deportivo y granjas ecológicas, entre otros productos de los que la nueva administración del DIF no encontró evidencias que comprueben su adquisición, según la denuncia presentada desde febrero de 2017 ante la FGE.

 

 

NERVIOSISMO EN PALACIO

 

Por cierto, en el Palacio de Gobierno debió haberles provocado taquicardia las encuestas de MORENA que Andrés Manuel López Obrador dio a conocer este domingo en su gira por el sur de Veracruz, donde ante miles de seguidores que lo vitorearon en Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos aseguró que en la contienda presidencial él le lleva en Veracruz 35 puntos de ventaja a Ricardo Anaya, del frente PAN-PRD-MC, y que su candidato a gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, le saca más de 10 puntos de diferencia al panista Miguel Ángel Yunes Márquez.

 

López Obrador lo dijo para desmentir la encuesta –“cuchareada”, según él– que la semana anterior publicó el diario capitalino Reforma, en la que el hijo del gobernador Yunes Linares aparece con 43% de intención de voto contra 42% del morenista García Jiménez; en tanto que la desventaja de Anaya sólo es de 20 puntos.

 

¿Tendrán razón entonces quienes consideran que la orden de aprehensión que acaba de obtener la Fiscalía General del Estado en contra de la ex primera dama Karime Macías de Duarte es sólo un “show mediático” y un acto de “justicia electorera” para favorecer al primogénito del gobernante de Acción Nacional porque sigue sin despegar en las encuestas?

 

 

ANILÚ INGRAM MUY ACTIVA

 

No obstante que ya tiene prácticamente la curul asegurada, pues fue registrada en un lugar privilegiado en la lista de candidatos plurinominales del PRI, la ex delegada de la Sedesol federal en Veracruz, Anilú Ingram Vallines, anda haciendo campaña a ras de suelo por varios distritos electorales del estado apoyando las candidaturas de Pepe Meade, a la Presidencia de la República; de Pepe Yunes Zorrilla, a la gubernatura veracruzana, y de los abanderados a la diputación federal postulados por el principio de Mayoría Relativa.

La semana anterior, por ejemplo, la ex presidenta de la mesa directiva del Congreso local acompañó en Córdoba al candidato a diputado por el 16 distrito electoral federal, Juan Lavín.

En un recorrido por la colonia Las Estaciones, Ingram Vallines  exhortó a los ciudadanos a discernir reflexivamente entre la experiencia y la honestidad o “si le apostamos a la improvisación”, a decidir si “apostamos por el respeto a la ley o por la impunidad perdonando a criminales”, si “apostamos por ir para adelante o apostamos por un retroceso”.

Posteriormente, en el municipio de Atoyac, Anilú Ingram y el ex alcalde cordobés encabezaron una reunión con trabajadores jubilados de la Sección 23 del Sindicato Azucarero, donde la ex delegada federal recalcó que los candidatos del PRI alzarán la voz ante el Congreso de la Unión, y que serán diputadas y diputados comprometidos y cercanos, como lo han demostrado desde otros espacios de la administración pública donde han tenido la oportunidad de servir.