Todavía el 26 de abril doña Margarita Zavala aseguraba; “…haré toda la campaña y quienes deciden son los ciudadanos”, pero por alguna razón  hoy nos sorprende y dice: “…retiro mi candidatura de la contienda por un principio de congruencia, de honestidad política…”. La noticia causa expectativas por lo inesperado y el desconocimiento de sus causas, más aún porque  esta contienda electoral ha atraído la atención de una porción considerable de ciudadanos, sin precedente en la historia de los procesos electorales de México, mucho más que en 1988. Margarita Zavala no declina a favor de nadie, y se antoja difícil una sinergia con Anaya, aunque en política las circunstancias hacen posible lo descartable,  ¿qué vio? ¿Qué no le gustó? ¿Se desanimó? ¿le sugirieron aliarse con Anaya? poco tiempo transcurrirá para conocer en detalle las causas de esta renuncia de gran impacto en la opinión ciudadana.