Místicos y Terrenales
Marco Antonio Aguirre Rodríguez
  • Miguel Ángel dejará un estado destrozado en lo económico

  • Miguel Jr. No tiene idea de que hacer con el impuesto a la nómina

  • Baño de sangre en Veracruz; muertos en todo el estado

Miguel Ángel Yunes Linares (MAYL) cuando termine su gestión como gobernador de Veracruz dejará un estado con una fuerte depresión económica.

MAYL, no sólo no pudo hacer crecer la economía en el estado, si no que lo hizo aún más pobre.

Veracruz es hoy la tercera peor economía del país. De hecho, durante el último trimestre de 2017 la economía del estado cayó un 3.2 por ciento.

Veracruz con Miguel Ángel Yunes, es un lastre para la economía del país.

Vivimos en una de las tres entidades donde la economía decreció durante 2017 y esto fue en un 1.3%, cuando la meta era crecer un 4.5% en el año.

Todo el país, en promedio, creció un 2.3% durante el 2017.

Con Miguel Ángel Yunes nos hemos convertido en freno de la economía nacional.

Sacar al estado de la depresión económica, será otra promesa más que incumplió MAYL.

La organización “México ¿cómo vamos?”, difundió sus “Semáforos Electorales Estatales”, que evalúan el desempeño económico de las administraciones salientes en los 9 estados que elegirán un nuevo gobernador en julio.

De los 9 estados donde habrá elecciones para gobernador este año, los dos que tuvieron mayor crecimiento económico fueron Puebla (6.9%) y Guanajuato (5.0%); ambos gobernados por el PAN. O sea que en Veracruz nos tocó un mal gobernador panista.

Hoy las oportunidades de trabajo, para cualquiera, siguen siendo escazas. La meta era crear 74,700 fuentes de empleo, nada más se generaron el 14% de estos. Lejos, muy lejos de la meta.

Pero además la llamada “productividad laboral” (medida como el valor de la producción por cada hora trabajada) decayó en Veracruz. En 2016 fue de 132 pesos, con Miguel Ángel Yunes apenas llegó a 124.

Veracruz es también el tercer estado con mayor “pobreza laboral” (la cual representa a la proporción de la población que no puede adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar), situación en la que se encuentra el 54.4% de la población del estado. El promedio en el país es del 41 por ciento; 13.4 puntos menos.

Valeria Moy, Directora General de México, ¿cómo vamos?, al presentar estos Semáforos, señaló a Veracruz (junto con Tabasco y Yucatán) como una entidad en la que todavía hay un largo camino por recorrer, en el que quedan grandes retos por resolver en la generación de empleo formal, la productividad laboral y el crecimiento económico.

MIGUEL JR. NO TIENE IDEA DE QUE HACER CON EL IMPUESTO A LA NÓMINA.

Los cuatro candidatos al gobierno del estado se presentaron ante la Cámara de Industria de la Construcción a presentar sus propuestas.

Tres de ellos hablaron del impuesto a la nómina, pero el cuarto, nada dijo.

Miguel Ángel Yunes Márquez, ni idea tiene de que hacer con ese impuesto. O tal vez sí, su intención es que de ser gobernador lo seguirá utilizando para gastos discrecionales, como lo está haciendo la administración de su padre.

El llamado “Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal” o Impuesto a la Nómina, fue calculado como un ingreso para éste 2018 en 3 mil 400 millones de pesos.

Pero puede ser menos, por lo deplorable de la economía del estado.

Cuitláhuac García, el candidato de Morena, durante su presentación dijo que de llegar al gobierno del estado crear Consejos Empresariales para auditar tanto al gobierno del estado como a los empresarios, para conocer lo que se recabó del impuesto a la nómina en 2017 y 2018, y la forma en que se aplicó, y después decidir, si continúa o se suspende ese impuesto.

Dijo que Morena considera a los empresarios como un motor económico, y propuso una alianza entre el gobierno y empresas para impulsar el desarrollo de Veracruz. Por ello no quiso comprometerse a suspender ese arancel, sino hasta que se determine la aplicación de lo que se ha obtenido, para mejorar la infraestructura que beneficie al sector turismo de la entidad.

También acusó que el impuesto a la nómina se ha usado para pagar deuda pública debido a la bursatilización de la tenencia vehicular: “tengo la sospecha, que se utilizó el 3 por ciento de la nómina para sustituir los compromisos bursátiles del pago de la tenencia. Recuerden que el pago de la tenencia se había bursatilizado en un gobierno anterior al actual y ese compromiso al anularse fue sustituido con el proveniente de la nómina”.

Pepe Yunes, el candidato del PRI, respecto del impuesto a la nómina, señaló que éste ha “significado posibilidades de obra pública” y se debe continuar con ese destino. “Quiero dejar plena claridad, como compromiso, de que ese recurso tendrá que orientarse a obra pública, principalmente de infraestructura, que es una demanda en todo el estado de Veracruz. Tenemos que garantizar que cada peso que los empresarios de manera directa están aportándole a la Tesorería tenga como destino fortalecer los activos estatales, que es la infraestructura que ustedes construyen”, dijo ante los integrantes de la CMIC.

Señaló que dicho impuesto es el más importante ingreso del Estado, pero por la falta de gestión se ha tenido que usar para el pago de deuda.

Mencionó que la recaudación del impuesto del tres por ciento a la nómina, durante 2017 cayó en mil millones de pesos, para quedar en 2 mil 100 millones de pesos, mientras que en 2016 fueron 3 mil 100 millones de pesos.

Y aunque dijo que no utilizará esos recursos paa el pago de deuda, si se comprometió con los constructores a pagarles lo que tienen pendiente, siempre y cuando se acredite la deuda: “Hay que ver cuáles son las deudas, a quién se le debe, quién realmente la tiene acreditada y hacer un esfuerzo para pagarles. En la medida que ese recurso llegue a quien ya hizo una obra, a quien ya dio un servicio y cumplió con su obligación con el estado, la economía va a comenzar a tomar su camino”, ponderó.

Pepe Yunes enfatizó que se tiene que generar un plan de infraestructura “en el que en cada región, los constructores y las empresas veracruzanas lleven mano y sean quienes ejecuten la obra. Y el compromiso será que, a su vez, las empresas subcontraten la mano de obra, los insumos y los servicios de veracruzanos. Esa es la forma de encontrarle salida a nuestro problema económico. Mi trabajo es encontrar ese dinero. Quien venga a decirles que va a hacer mil obras y no les dice de dónde va a salir ese recurso, simple y llanamente los está engañando”.

Por su parte Miriam Judith González Sheridan

no debe desaparecer sino ser utilizado en obra pública como fue concebido inicialmente.

reorientar el Impuesto del 3 por ciento a la nómina, más no a desaparecerlo.

Resaltó que la intención es que el Impuesto regrese al espíritu original del legislador es decir, “mejorar la infraestructura del Estado con la finalidad de brindar más y mejores servicios a los veracruzanos”.

En ese sentido, propuso reformar la Ley de obras públicas y servicios relacionados para que a partir del 2020, el cien por ciento de éstos recursos se ocupen en el destino original.

“No estoy a favor de la desaparición del impuesto a la nómina, pero propongo la reorientación a origen de la creación de dicha tributación, al espiritu original del legisador; es decir, mejorar la infraestructura del Estado con la finalidad de dar más y mejores servicios a los veracruzanos”, subrayó.

seré incisiva en la propuesta de exentar a los socios de la Cámara Mexicana de la Industria de Construcción en Veracruz, del Impuesto del 3 por ciento a la nómina, siempre y cuando con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social demuestren que su mano de obra es veracruzana”, subrayó.