Xalapa- 2018-05-1213:18:55- Leticia Cruz/  La minera canadiense Candelaria Mining está “corrompiendo, cooptando y comprando con dinero” a gente de distintas esferas de índole política y privada, además de que está engañando a la población para lograr avanzar con su proyecto de mina a cielo abierto en el estado de Veracruz denominado “La Paila” -antes Caballo Blanco-, expuso en entrevista el ambientalista Guillermo Rodríguez Curiel.

LA OFERTA

Ante el anuncio hecho por la representación de la empresa consultora de la minera, en torno a que el próximo mes de julio reanudarán las actividades en “La Paila”, el activista por los derechos humanos y ambientales resaltó: “Por supuesto que lo que declaró el señor Julio Portales, representante de una empresa consultora de la minera, para nadie es una sorpresa; nos consta que la empresa cuando retiró su Manifiesto de Impacto Ambiental en octubre del año pasado nos dijo que iba a regresar este año al concluir las elecciones, eso nos lo dijeron claramente en un desplegado, lo que sorprende es que este señor dé la cara y diga públicamente que trae toda la plata para corromper a gobernadores, alcaldes, regidores, síndicos, diputados, senadores, institutos… traen toda la plata para corromper, esto es lo que salta en su discurso”, dijo al referirse al anuncio de acercamiento de la minera con autoridades para construir un centro de salud, mobiliario para escuelas, entre otros, además de que el municipio de Alto Lucero estará recibiendo aproximadamente 20 millones de pesos por año de parte de la minera.

Y es que Julio Portales expresó que “el municipio de Alto Lucero recibe un presupuesto, de todo el año, de 78 millones de pesos”, lo que añadió que “es muy probable que nosotros en aportación fiscal al municipio pudiéramos darle alrededor de un tercio”, lo que se traduce en alrededor de 20 millones de pesos al año.

Además, recordó, el representante de la empresa consultora dijo que la empresa minera espera estar “arrancando” el próximo año con “115 millones de dólares iniciales”.

Incluso Julio Portales reconoció ante la prensa en Xalapa que la empresa le ha pedido “estar cerca de los medios -de comunicación-“, además de que ofreció “visitas al cerro de La Paila” y donde se explotaría la mina del mismo nombre, esto en Palma Sola, y con repercusión en seis poblados como Tinajitas, Vainilla, Mesa de Veinticuatro, entre otros, esto en el municipio de Alto Lucero.

“Invitan a los medios a recorrer el lugar donde pretenden concretar la mina, lo cual es absurdo, y los van a engañar porque ahorita todavía no hay nada, lo único que hay son sus barrenos, aún no se ve toda la devastación que dejarían si llevan a cabo la mina a cielo abierto… y obviamente los van a llevar con población que va a decir que está de acuerdo con ellos porque ya está engañada o comprada, pero somos más los que no queremos la minería y que vamos a defender a Veracruz”, destacó Guillermo Rodríguez Curiel.

Asimismo, refirió que el representante de la empresa consultora dio a conocer ante los medios de comunicación que diversas empresas mineras están interesadas en Veracruz, estado que dijo, podría ser “el nuevo dorado”, al hacer alusión a “24 permisos” que se han otorgado para extraer minerales, principalmente oro, y que “Veracruz se podría convertir en los próximos 30 años en uno de los principales, si no es que el principal estado minero de oro de México y de Latinoamérica”, lo cual, dijo el ambientalista, es grave para la riqueza natural de Veracruz y para la salud y seguridad de la población.

“ENGAÑAN CON ESPEJITOS A LA GENTE”

Rodríguez Curiel refirió también que los dichos del consultor Julio Portales, de Candelaria Mining, en torno a que la población está a favor de la mina, se refieren a “los espejitos” con los que engañan a la población con promesa de trabajos, sin hablar de los riesgos y daños de la minería a cielo abierto, con uso de explosivos y químicos peligrosos como el cianuro.

Además, resaltó, la gente que dice la minera y sus consultores que acepta la mina “es gente a la que le han comprado sus terrenos, algunos líderes ejidales, agentes municipales que han corrompido, a quienes han comprado. La empresa ha hecho labor en las empresas y por supuesto que la empresa minera tiene dinero para seguir corrompiendo, y muchos habitantes caen en el juego de que les van a dar empleo”.

“NO VAMOS A CEDER”

Ante ello, el integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA), Guillermo Rodríguez Curiel, resaltó: “ya sabíamos que esto pasaría, ya lo veíamos venir… recordemos que Candelaria Mining advirtió que regresaría luego del proceso electoral… pero nosotros, la sociedad civil, académicos, especialistas, jerarcas católicos, defensores de derechos humanos y ambientales, incluso gente del gobierno y partidos políticos hemos dicho ‘no a la minería tóxica, no vamos a ceder’”.

Durante los últimos 10 años, tres empresas han intentado realizar el proyecto de mina a cielo abierto nombrado primero “Caballo Blanco” ahora “La Paila”. Candelaria Mining es la tercera empresa que intenta realizar la mina. La resistencia social ha logrado frenar que se concrete la explotación minera, esto en un lugar cercano -menos de tres kilómetros- a la Planta Nucleoeléctrica de Laguna Verde, y en el cerro denominado como el proyecto, es decir, La Paila, mismo que funge como barrera natural anti-huracanes y que quedaría “molido” de concretarse la realización de dicha mina, “aunque ellos dicen que es sólo la punta”, acentuó el ambientalista.

“Lo que queremos dejar en claro es que la resistencia socio-ambiental no va a dar un paso atrás, vamos a seguir con la bandera en alta para defender la naturaleza y extraordinaria que hay en el estado de Veracruz, y vamos a defender a la población”.

EL IMPACTO AMBIENTAL

Lo que pretende Candelaria Mining con el proyecto de mina a cielo abierto denominado “La Paila”, antes “Caballo Blanco”, es “atroz”, explicó Guillermo Rodríguez Curiel. Y es que en sus aproximadamente dos mil páginas de Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), la misma empresa reconoce que se trata de un proyecto de 10 años de duración, nueve meses de preparación, cinco a seis años de explotación y tres años de cierre.

“Luego de ese tiempo lo que queda es un inmenso hoyo de muerte, un gran socavón en donde hoy es el cerro La Paila y que funge como una barrera natural anti-huracanes, es decir, en 10 años se termina la montaña que demoró siete mil millones de años en formarse”.

Además, en el MIA, la empresa Candelaria Mining reconoce que en la zona habitan centenares de especies de fauna, 77 de mamíferos como el venado cola blanca, 353 de aves, 47 reptiles, 13 anfibios y 45 de peces. Y detalla que con una inversión de 138 mil millones de dólares el proyecto se instala en una primera etapa en 365 hectáreas, y que van a devastar 260 hectáreas de bosque de encino tropical que quedará destruido, junto con vegetación caducifolia, refirió el integrante de LAVIDA.

“El bosque de encino tropical es muy raro, no se encuentra en otro lado del mundo pues quedó de la época de la glaciación, esos encinos quedaron atrapados, por eso ahí viven, por eso hay vegetación boscosa en zona costera tropical. Pues todo eso lo va a destruir la mina si permitimos que se instale”.

Asimismo, en su MIA la empresa reconoce que va a “impactar” de 21 maneras distintas, porque van a modificar la fisiografía del cerro de La Paila con barrenos, explosivos, etcétera.

“Ellos dicen que después lo van a reponer, pero esto no se puede reponer”.

Luego del Manifiesto de Impacto Ambiental, la empresa anunció su retiro temporal en octubre de 2017, en ese entonces advirtiendo que regresarían después de las elecciones locales y federales de julio de 2018, como lo precisó en entrevista para IMAGEN DEL GOLFO Guillermo Rodríguez Curiel.

“Sabíamos que iban a regresar. Ya lo hicieron”.

Rodríguez Curiel deploró que la permisividad de las leyes mexicanas con la Ley Minera, hecha por mineros, otorgue favores a las empresas al concesionarles hasta 100 años, “esto es inconcebible, y desgraciadamente ocurre porque hay corrupción dentro de las dependencias que se supone que deben proteger el medio ambiente”.