“Si creemos que podemos prescindir de los políticos, estamos arriesgando la democracia” dijo José Woldenberg en la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) 2018 aquí en Jalapa; profundo conocedor de la Ciencia Política insiste en que no podemos estar ajenos a “los partidos, los congresos y los gobiernos”. Obviamente tiene razón, lo contrario conduciría al anarquismo. Pero el meollo del avance democrático, dice, radica en la necesidad de una sociedad con ciudadanos participativos: “si no participan, si no se organizan, si no tienen agendas propias y no ponen iniciativas sobre la mesa, sin duda alguna vamos a tener una democracia de bajísima calidad”, es decir, seguiremos dependiendo del arbitrio de los políticos y a la vez quejándonos de lo que les dejamos hacer.