Propuestas para una educación básica de calidad

Por CARLOS LUNA ESCUDERO

El diagnóstico de la Educación Básica en Veracruz, revela variedad y multifactorialidad en los problemas que la aquejan. Entonces, las propuestas de solución deben ser en ese sentido: dejar de girar en torno del papel de la escuela y la familia, para asumir una postura holística que permita una visión social integral del fenómeno educativo, de manera que lo convierta en la prioridad fundamental de los gobiernos y con ello de las políticas públicas.

No habrá propuestas eficientes ni avances significativos en esta materia hasta que no se concientice el principio básico de que sólo una educación de calidad podría acabar con los grandes males que afectan a la sociedad (pobreza, ignorancia, subdesarrollo, violencia y corrupción). Partir de este principio y hacerlo presente en cada planteamiento, demostrará que la educación es la prioridad de los gobiernos.

En consecuencia con lo anterior, una primera propuesta sería lograr que la administración y gestión del sistema educativo esté a cargo de una Secretaría de Educación que represente al Estado y no sólo al gobierno. A partir de ello diseñar una planeación estratégica que priorice el desarrollo de la educación estatal vinculada a los objetivos y metas de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible. Esta agenda fue adoptada por los Estados miembros de las Naciones Unidas y contiene un plan de acción compuesto por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas, cuyo propósito es poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y hacer frente al cambio climático hacia el 2030.

Una propuesta de base, indispensable para lograr la calidad de la enseñanza en cualquier nivel educativo, es la relacionada con el profesorado; se necesita lograr la profesionalización docente de todos los que imparten clases en el nivel básico. Es sabido que esto está muy relacionado con las cuestiones sindicales que tanto afectan a la educación, pero se requiere, al menos en este nivel básico, que los profesores tengan formación pedagógica, ya sea a través de las escuelas normales, las pedagógicas o un sistema de formación paralela que se cree al respecto, si es que no bastan los ya existentes.

Creación de los destacamentos pedagógicos. Relacionado con lo anterior, pero no necesariamente parte de ello, se propone que todos los estudiantes de carreras pedagógicas y de corte educativo (con independencia del tipo de sostenimiento de las escuelas) tengan prácticas docentes en su plan de estudios, mismas que deberán desarrollar en escuelas del nivel básico, bajo la organización y supervisión de la Secretaría de Educación en conjunto con las entidades formadoras. Estas prácticas deberán estar estructuradas de manera sistémica, y el nivel de complejidad de sus actividades, así como las responsabilidades de los practicantes, será acorde al grado que cursen. Esta propuesta no sólo impacta en la formación de los futuros docentes, sino que contribuye a eliminar el rezago educativo y aumentar el nivel de cobertura.

La profesionalización no es requerida sólo en el nivel docente; se precisa llevarla a toda la escuela, por ello se propone desarrollar un programa de escuelas primarias y secundarias eficientes, donde desde un liderazgo efectivo de sus directores, se proyecten oportunidades de capacitación interna para el personal docente y administrativo; se involucre a todos los miembros de la comunidad escolar en la toma de decisiones, en la planeación y en el uso de los recursos; donde se involucre a las familias en los procesos de formación de sus hijos.

Desarrollar un programa integral especial para la atención a los niños en la primera infancia. Este programa debe hacerse en coordinación con Secretarías como las de Salud, del Trabajo, de Economía, etcétera, porque implica garantizar a todos los niños de edades prescolares, oportunidades adecuadas para desarrollarse plenamente y así llegar a la escuela primaria con lo que requieren para continuar su aprendizaje. Por lo tanto, permitirá no sólo aumentar los niveles de cobertura de este segmento (Veracruz ocupa el lugar 26 en matrícula prescolar), sino que también llevará a aumentar la eficiencia terminal de primaria.

Para ello se considera, además, la implementación del Programa “Educa a tu Hijo” como vía de atención educativa no institucional concebida para todos los niños y niñas de 0 a 6 años que no asisten a instituciones educativas infantiles.

El hábito de la lectura es también algo de lo que habría de ocuparse, máxime en la educación básica. Para ello se propone diseñar un Programa estatal por la Lectura que contenga un conjunto de acciones de carácter estratégico que involucren la coordinación de los esfuerzos de todos los organismos, instituciones, grupos y personas interesados en promover el libro y la lectura entre nuestros estudiantes y la población en general. Con ello no sólo se cumplirá con la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, sino que se convertirá a la lectura en una herramienta básica para ejercer el derecho a la educación y a la cultura.

Mucho hay que avanzar para lograr que la escuela se convierta en un espacio real de aprendizaje. Por ello ha de implementarse un programa de infraestructura educativa, que incluya las tecnologías digitales como vía esencial para lograr un aprendizaje placentero e incluyente. Con este programa se pretende aumentar la cobertura educativa, la eficiencia terminal y sobre todo la igualdad y equidad en las condiciones de estudio de todos los niños del Estado.

Unido al tema de la infraestructura y la profesionalización docente, se propone para la enseñanza primaria, replicar el Programa de Profesor General Integral, iniciativa que consiste en que un docente trabaja con grupos de 15 a 20 alumnos e imparte todas las asignaturas del grado, excepto Inglés y Educación Física, a la vez que transita con ellos durante toda la enseñanza, donde es su consejero y guía, a la vez que mantiene el contacto directo con los padres.

El penoso tema del analfabetismo debe ser erradicado completamente. Para ello se propone desarrollar un proyecto integral de alfabetización que abarque todos los tipos de analfabetismo, que diagnostique la situación real en el Estado, que involucre un cuerpo colegiado y multidisciplinar de actores, que diseñe indicadores claros y medibles de seguimiento. Se sugiere la implementación del programa de alfabetización “Yo sí puedo”, desarrollado por Cuba en 12 países de América Latina.

Con estas propuestas y muchas otras que se sumen, estaremos sentando las bases para cumplir con lo establecido por la Agenda 2030, específicamente al pretender que todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria en un sistema educativo que cada vez sea más equitativo y de calidad, con tendencia a lograr la mayor cobertura por parte del servicio educativo gratuito. Asimismo, que se garantice el pleno acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia, tanto en vías formales como no formales; eliminar la disparidad de género en la educación y garantizar el acceso igualitario de las personas vulnerables; construir y adecuar instalaciones escolares que respondan a las necesidades de los niños y aumentar la oferta de maestros calificados con suficiente capacidad para responder a las necesidades de sus estudiantes.