Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Mientras el calvito del peluquín rubio un día dice una cosa y al día siguiente, ya sea por su bipolaridad, por la posición de las estrellas, o por un jalón de orejas de quienes lo manejan, o sea, de los oligarcas, pero dice todo lo contrario…

Aunque con relación al muro fronterizo que quiere poner en su frontera Sur, ha sido insistente hasta la necedad; pero no creo que se pueda construir de aquí a noviembre en que sabremos si tiene posibilidades de reelegirse o no…

Si lo consigue, habrá que llamar al presidente chino Ji Jinping para que nos ayude, porque con que Trump le suba el impuesto a lo que les exportamos -lo que no va a suceder con la industria automotriz- o no nos compren nada, sería más que suficiente como para llevarnos a la ruina.  Eso de que hay otros mercados a los que podríamos venderles automóviles, es una farsa…

O de plano mandarle un SOS a Putin, el presidente de la Federación Rusa, quien es sin duda el mejor estadista que hay.  Libra por libra dirían los enterados. En el entendido que político es aquel que ve las próximas elecciones; y estadista es el que ve la o las próximas generaciones…

Finalmente es Putin quien evitado muchas muertes; y no solo gracias al poderío armamentista que en el pasado Desfile de la Victoria impresionó a Tirios y Troyanos; sino a su habilidad diplomática y a su amplísima experiencia en cargos que le han permitido tener una panorámica de los hechos que ningún otro mandatario tiene…

Razón por la cual, en el plano internacional Rusia ha ido sumando; mientras EE.UU. obedeciendo a la Ley del Equilibrio, ha ido restando.  Es Ley que lo que uno pierde, otro lo gana.  O viceversa, lo que uno gana, es porque otro lo pierde…

Hoy se conoce como la 3era Ley de Sir Isaac Newton (1642 – 1727) “Toda acción trae consigo una reacción igual y de sentido contrario”.  Pero esos conocimientos vienen desde los tiempos de Babilonia.  Los romanos la llamaban la Ley del Acto-reacto…

El sentido común dice que la antigravedad existe.  Ya Platón refería que los magos caldeos y asirios se desplazaban por el aire.  De ahí viene el cuento de las alfombras voladoras; que tal vez no eran cuentos…

Hay un libro “El retorno de los brujos” que relata cosas que antes se consideraban imposibles, pero que hoy son realidad.  Para la gente del Siglo pasado, lo que hoy se puede hacer con un celular de comunicarse al otro lado del mundo y verse “en vivo”, no lo hubieran creído…

Es la antigravedad la que nos permite movernos y desplazarnos.  Si de golpe se suspendiera, moriríamos aplastados.  De igual forma que saldríamos disparados hacia el aire si la gravedad desapareciera.  Es el equilibrio de las dos fuerzas lo que permite la vida…        

Pero regresemos con el diálogo de sordos que se ha desatado con el caso de la ex comandante Nestora Salgado; quien, a riesgo de que me demande por difamación, he de decir que como candidata a senadora no se me hace la persona más adecuada…

Pero independientemente de que el delito de difamación ya no es delito, toda vez que el artículo 350 del Código Penal Federal es tan ambiguo y sujeto a interpretaciones, que más que un código penal, parece una biblia de esas que escribió dios para que cada cual la entendiera a su manera…

“La difamación -según el citado Art. 350- consiste en comunicar dolosamente a una o más personas, la imputación que se hace a otra persona física, o persona moral, en los casos previstos por la ley, de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado que pueda causarle deshonra, descrédito, prejuicio o exponerlo al desprecio de alguien”.  ¿?

Tomo lo de “cierto o falso, determinado o indeterminado”.  Entendiendo por determinado algo decretado, establecido, comprobado.  El cierto o falso reduce a que cualquiera puede declarar hechos que sí sucedieron, que están comprobados -Yo lo vi.  Yo lo grabé- pero que comete el delito de difamación si los comunica…

Ejemplo: Emilio Lozoya recibió dinero de Odebrecht. Documentos que recaban las declaraciones de lo citado, obran en denuncias hechas en el extranjero.  Están comprobadas; pero como dañan la imagen del alto ex funcionario, pueden denunciar por difamación a quien lo diga…

Y aunque entre los requisitos para que sea catalogado como difamación, está el que se divulgue con dolo.  Sería difícil de establecerlo a menos de que se haya claramente expresado que lo comunicaba con el fin de lastimar la reputación de quien sería la víctima…

O sea, yéndonos a los extremos: ¿que una mujer no puede denunciar a su esposo por adulterio, a pesar de que lo encontró con su mejor amiga en el lecho conyugal, porque lo puede demandar por difamarla?…

O lo contrario: que un hombre no podría decir -ya no demandar- que su esposa lo engañaba, a pesar de que la encontró con su amante en un hotel, ¡porque dañaría su reputación!”…

Y para colmo de la confusión de los legos en la materia, como yo -los médicos hacen más o menos lo mismo, hablan en términos que pocos entienden- en la quinta condición que se requiere para que un hecho pueda calificarse como difamación, está: -trascribo literalmente: “La relación entre la conducta comunicativa del sujeto activo para con un tercero respecto a la imputación que se hace del sujeto pasivo”  ¿?…

¿Cuánto nos ahorraríamos los mexicanos si viviéramos en un Estado de Derecho? pues tranquilamente, sin agresiones ni difamaciones, todas las partes podrían decir: Que lo solucione el Poder Judicial; que para eso están…

Pero el caso de la ex comandante -la palabra comandanta no existe, es un feminismo, pues la terminación hace referencia a la persona que comanda, sin importar su sexo- se ha politizado.  Y ya se dan tantas opiniones que la gente se confunde…

Para salir del problema, López Obrador podría proponerla como senador, pero no pluri; y a ver si es cierto que la selección fue tan buena.  No le vaya a pasar como al “Juanito” de Iztapalapa.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.