Perfilando
Por Iván Calderón

  Pese a que en múltiples ocasiones ha tratado de asegurar lo contrario, se ha confirmado que el ahora candidato al Senado de la República por el Partido del Movimiento de Regeneración Nacional, Ricardo Ahued Barbardahuil, si fue un cómplice más del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, participando activamente en el mayor robo en la historia de Veracruz.

  Le explico.

  Ahued, uno de los consentidos del Fidel Herrera Beltrán, como diputado local del PRI aprobó las maquilladas cuentas públicas de Duarte en el 2012 y en el 2013.

  Tal y como consta en las versiones estenográficas de las sesiones ordinarias de estos primeros periodos de sesiones de la LXII Legislatura del H. Congreso del Estado de Veracruz, pasando exactamente lo mismo en el siguiente año, donde don Ricardo sin chistar, nuevamente votó a favor.

 ¿Qué pasó? ¿No qué no?

 No obstante, en su defensa el ex alcalde priista dirá que en el 2014 votó en abstención y en contra el 2015, pensando que con esto está libre de culpas.

  Sin embargo, para quienes conocen de temas legislativos, se puede decir que la abstención no es necesariamente un voto negativo, ya que el destacado tricolor y ahora flamante MORENO, solamente decidió no ejercer su derecho a votar.

  Es decir, en aquel periodo Ricardo Ahued se hizo como el “tío Lolo”, así tal cual.

  Por otro lado y sorprendentemente cuando por fin el Órgano de Fiscalización Superior había hecho su trabajo, fincando un daño patrimonial de más de 14 mil millones de pesos en el Gobierno del Estado, Ricardo Ahued y su compañero tricolor Jesús Vázquez fueron los únicos que votaron en contra, bajo irrisorios argumentos, cuando precisamente en las últimas sesiones se daba cuenta ya del enorme daño que la administración Duartista le había hecho a la entidad.

  En fin, Ricardo Ahued (como muchos más) fue un encubridor del ex mandatario veracruzano. Pero, el ahora militante de MORENA pretende vender una falsa congruencia cuándo es ampliamente conocido que él también recibía “abrazos” y “chocolates” de varios millones de pesos, como se confirmó en un audio que circuló en redes sociales, donde se ratifica que el ahora defensor de Andrés Manuel López Obrador recibía “moches” del Duartismo.

  Incluso, ha trascendido que el encargado de estas operaciones financieras era el aun diputado federal Tarek Abdalá quién celosamente guarda documentos firmados, audios y videograbaciones de cada personaje a quienes les entregó recursos públicos. Pero, esa ya es otra historia.

POR CIERTO, llama poderosamente la atención que la compañera de fórmula del ex priista Ahued, Rocío Nahle, no se haya pronunciado sobre este tema. ¿O será que Ahued sea su nuevo recaudador, al más puro estilo de Eva Cadena? Ya que de que conoce la hebra priista la conoce y más aun de donde sacar dinero.

  Ya veremos qué es lo que pasa.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com