Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz

Que Rocío Nahle no sepa dónde nació su compañero de fórmula, aunque lamentable, puede ser excusable. Ricardo Ahued nunca ha ocultado su origen hidalguense. Pero que Rocío Nahle ni siquiera sepa dónde nació ella, eso no sólo es el colmo del absurdo, sino que son ganas de verle la cara de pendejos a los veracruzanos. Cuando en una conferencia de prensa a Rocío Nahle le preguntaron dónde había nacido Ricardo Ahued y dónde había nacido ella, la candidata a senadora por Morena debió contestar con la verdad, porque eso es lo que se espera de un representante popular, la verdad. Pero Rocío Nahle juega con la mentira y con todo el cinismo del mundo dijo que Ricardo Ahued había nacido en Xalapa y que ella había nacido en Coatzacoalcos. Cuando le mostraron las actas donde constaba que ella había nacido en Zacatecas y que Ricardo Ahued en Hidalgo, la señora Nahle sólo se excusó al decir que no sabía que Ahued era hidalguense, pero, ¿y ella? ¿A poco quiere ser senadora sin saber siquiera dónde nació? Es por ello que nos parece muy criticable la insistencia de Andrés Manuel López Obrador de votar a ciegas por sus candidatos; votar a ciegas significaría votar por mentirosos, por la mentirosa de Rocío Nahle.

Un cuento de Bertolt Brecht y el Consejo Mexicano de Negocios; ¡así nos quisieran tener!

Un cuento de Bertolt Brecht que describe muy bien a los hombres de negocios, y que al mismo tiempo muestra las intenciones de estos con las clases pobres es “Si los tiburones fueran hombres II”.  El relato dice así: “Si los tiburones fueran hombres, habría escuelas en el interior de las enormes cajas construidas para los pececitos. En esas escuelas se enseñaría a los pececitos a entrar en las fauces de los tiburones. Necesitarían tener nociones de geografía para mejor localizar a los grandes tiburones, que andan por ahí holgazaneando. Lo principal sería, naturalmente, la formación moral de los pececitos. Se les enseñaría que no hay nada más grande ni más hermoso para un pececito que sacrificarse con alegría; también se les enseñaría a tener fe en los tiburones, y a creerles cuando les dijesen que ellos ya se ocupan de forjarles un hermoso porvenir. Se les daría a entender que ese porvenir que se les auguraba solo estaría asegurado si aprendían a obedecer. Los pececitos deberían guardarse bien de las bajas pasiones, materialistas, egoístas o marxistas. Si algún pececito mostrase semejantes tendencias, sus compañeros deberían comunicarlo inmediatamente a los tiburones”. Eso es lo que quisieran los del Consejo Mexicano, que sus pececitos no se subleven y que sigan yendo directo a sus fauces; por ello están preocupados.

Hipólito acusa sabotaje en limpia pública; trabajadores le harán paro de labores

Ese Dr. Hipólito Rodríguez, ante su ineficacia como administrador del municipio de Xalapa siempre busca a quien echarle la culpa. A pesar de que los trabajadores de limpia pública han denunciado que hay 20 unidades descompuestas, a pesar de que han denunciado con tiempo que no disponen de las herramientas suficientes, a pesar de que no están conformes con sus condiciones laborales, el alcalde, en lugar de escucharlos prefiere amenazar y acusar sabotaje: “Vamos a aplicar sanciones a quienes están saboteando el trabajo de recolección (…) no sabemos si es instrucción de algún grupo político, no podemos dar nombres ni atribuir nada, pero es un hecho real que hay sabotaje”. Pues como consecuencia de esta confrontación el día de mañana no habrá recolección de basura, pues los trabajadores de Limpia Pública harán un paro de labores por sentirse vilipendiados por el alcalde. De modo que mañana no saque su basura a la esquina, porque no va a escuchar la campana.

aortiz52@nullhotmail.com