El sabotaje a un tren que se partió en 3 en Orizaba, paralizó 300 mil toneladas de mercancía que deben ser transportadas al Valle de México. Tras el sabotaje de un tren en Orizaba, Veracruz, la industria se paralizó en el sureste del País, advirtió un jefe de operaciones de Ferromex, consorcio responsable del tráfico de locomotoras desde los rieles.

Por el atentado, más de 300 mil toneladas de mercancías están la espera de ser transportadas al Valle de México, principalmente granos, polietileno, químicos y productos importados. Las vías dañadas y las tolvas descarriladas impiden el paso de trenes desde Coatzacoalcos y el puerto de Veracruz a Puebla y después al centro del País.

Delincuentes que operan en Veracruz a la vista de policías del estado y federales cortaron las mangueras de freno al ferrocarril y dividieron a éste en tres, lo que ocasionó el deslizamiento sin control de 39 carros y cuatro locomotoras.

El jefe operativo dijo al diario  REFORMA que en los últimos siete eventos los delincuentes, ligados a Los Zetas, tienen bajo su mando a una red de pobladores en Orizaba y Acultzingo para afectar las operaciones del tren, ahora mediante sabotajes.

“El tema ya es de seguridad nacional, nadie, diputados, senadores, policías, militares, nadie está volteando a ver esta realidad.

“El sábado, los criminales descarrilaron un tren con trigo, pero también transportamos químicos peligrosos, de haber sido así estuviéramos hablando de una matazón en Orizaba, de cientos de muertos”, advirtió el mando operativo de trenes.

“Nos estamos enfrentando a temas de sabotaje, atentados contra la operación de los trenes que llevan productos peligrosos de la industria como cloro utilizado todos los días para limpiar el agua de la Ciudad de México, amoniaco. Eso derramado puede ocasionar una verdadera tragedia”.