El gobernador del Banco de México, destacó que ya se tienen detectadas las cuentas bancarias en donde posiblemente se depositaron los recursos perdidos tras el ciberataque registrado la semana pasada

Alejandro Díaz de León declaró que el ciberataque se caracteriza por su increíble sofisticación tecnológica y humana sin antecedentes en el país, porque implicó penetrar a cuentas de trabajo que tienen las instituciones financieras, desde donde se envían estos recursos, pero también porque los recursos se depositaron en cuentas particulares y minutos después llegó gente a retirar el efectivo.

Destacó que la cantidad asociada al ataque es de alrededor de 300 millones de pesos, en transacciones de hasta 600,000 pesos; mientras que los retiros efectuados en los minutos posteriores al ataque fueron desde 200,000 a 300,000 pesos en efectivo en ventanilla.

Agregó que aún no se tiene conocimiento si el ataque fue desde México o desde el exterior, pero “se tienen identificadas las cuentas, se están punteando para ver si son operaciones irregulares y ver si fueron objeto de este fraude o de algún otro descuadre contable”.

Son varios cientos de cuentas involucradas y podría ser el caso de cientos de individuos que retiraron con conocimiento total o parcial, e involucramiento completo, pero serán las autoridades correspondientes quienes tendrán que decidirlo, refirió.