Concesiones mineras y geotérmicas, algunas de la misma empresa que amenaza con uno de sus proyectos al estado de Veracruz, tienen en jaque al estado de Puebla, principalmente en la Sierra Norte.

Organizaciones civiles, entre ellas la Asamblea Social del Agua,  dieron a conocer que la minera canadiense Almaden Minerals tiene concesionadas más de 9 mil hectáreas entre los límites de Chignahuapan y Ahuazotepec, en Puebla, para la extracción de oro, plata, plomo, cadmio, cobre, zinc que está vigente hasta el 19 de abril del 2061.

Almaden Minerals está a cargo del proyecto de mina a cielo abierto denominado “El Cobre”, en el estado de Veracruz, a escasos kilómetros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde.

Organizaciones civiles de los estados de Puebla y Veracruz mantienen una lucha constante para impedir que los proyectos mineros se concreten.

En el caso de Veracruz, organizaciones como La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA) han advertido que los habitantes se mantienen alerta, pues las mineras no se han ido de la zona (Actopan-Alto Lucero), además de que las mineras regresarán con más fuerza, luego del proceso electoral, como lo dio a conocer Candelaria Mining, a cargo del proyecto La Paila-antes Caballo Blanco-.

En Puebla, la Asamblea Social del Agua, dio a conocer, lo cual fue difundido en medios de comunicación de ese estado, que en la Sierra Norte poblana existen  440 concesiones mineras que comprometen 66 por ciento de la región.

En Veracruz, aproximadamente 70 mil hectáreas están concesionadas a la minería, esto de manera ilegal, pues están en un perímetro cercano a los reactores de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde, ha denunciado Emilio Rodríguez, integrante de LAVIDA.

MINERAS VIENEN CON FUERZA LUEGO DE ELECCIÓN

Tanto en Puebla como Veracruz, la sociedad civil organizada mantiene la resistencia, ya que han reiterado que luego de la elección del 1 de julio, en el que se definirán cambios en los gobiernos Federal y locales, viene una nueva y más fuerte intentona de las mineras, como ha referido el ambientalista Guillermo Rodríguez Curiel, integrante de LAVIDA.

El pasado 27 de abril, sociedad civil clausuró simbólicamente, bodegas de operación de Almadex Minerals, de Almaden Minerals, a cargo del proyecto “El Cobre”. Los habitantes de la zona afectada acusan que dichos proyectos son violatorios a los derechos humanos y ambientales, por lo que exigen la absoluta cancelación de la operación de las mineras.

El Cobre, al igual que La Paila, son proyectos de mina a cielo abierto en territorio veracruzano, lo cual conlleva severos e irreversibles daños ambientales y sociales, han advertido especialistas y ambientalistas.

Se llaman minas a cielo abierto las explotaciones mineras que se desarrollan en la superficie del terreno, esto a diferencia de las subterráneas que se desarrollan bajo ella.

Para la explotación de una mina a cielo abierto es necesario excavar, con medios mecánicos o con explosivos, los terrenos que recubren o rodean la formación geológica que forma el yacimiento.

“Una mina a cielo abierto acaba por ser un inmenso hoyo, un enorme socavón en donde a su alrededor hay sólo muerte”, deploró Guillermo Rodríguez  Curiel.

Xalapa- 2018-05-0115:05:29- Leticia Cruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO