Quien visite algunas de las ciudades de la entidad veracruzana, Orizaba, Córdoba, Veracruz, Boca del Río, Tuxpan, por citar solo algunas y desde esos lugares se traslade a Xalapa encontrará una gran diferencia. Cualquiera apostaría que por ser la capital del estado contaría con un equipamiento urbano igual o mejor al de las citadas ciudades, una ciudad limpia, señorío de su centro histórico, un parque central libre del ambulantaje, ejes viales que dinamizan la movilidad urbana, sin embargo encuentran una ciudad capital con bello entorno natural envuelto en infraestructura urbana para llorar. Esta ciudad es una capital de estado con impresionante subdesarrollo urbano, mucho de lo cual debe ser atribuido a pésimas administraciones municipales porque ninguna ha abordado los problemas estructurales y la Vialidad es de los más urgentes. Xalapa vive a la espera de quien la salve del marasmo urbano que padece.