Al menos 17 personas, ocho de ellas menores, murieron en la madrugada de este sábado en Caracas, la capital venezolana, después de que una bomba lacrimógena estallase en el club Los Cotorros, ubicado en El Paraíso —una de las parroquias de la ciudad—, mientras se celebraba una fiesta de graduación, según ha confirmado el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol. “Se originó una riña en horas de la madrugada y una de las personas involucradas en la riña lanzó un artificio lacrimógeno que originó la estampida de más de 500 personas que se encontraban en el club social, ocasionando el fallecimiento de 17 personas”, ha dicho a la televisión estatal Reverol, que también ha informado de que hay siete personas detenidas, entre ellas dos menores. Además, hay al menos cinco heridos.

Con información del El País