Ya estamos en la ruta crítica y en 25 días estaremos asistiendo a las urnas para depositar el voto cuyo efecto mayoritario conformará un nuevo gobierno con la integración de dos de sus Poderes: el titular del Ejecutivo y los componentes del Legislativo, pero previamente a esa instancia pudiéramos ser testigos de acontecimientos interesantes ya en el orden federal del proceso, ya en el estatal porque cada Frente partidista echará el resto para defenestrar al adversario y favorecer su perspectiva. En su fuero interno y experiencias de vida AMLO sabe lo incierto del resultado, pues lo de la elevada percepción puede convertirse en fuego fatuo y ver a Meade convertirse en el caballo que alcanza. Y en Veracruz la competencia es cerrada con tres estilos diferentes: la campaña de Cuitláhuac, adherida a la de AMLO, la intensa operación soterrada de Miguel Ángel Yunes Márquez y el recorrido cercano a la gente por todo el territorio veracruzano de José Yunes Zorrilla.