Está por demás suponer el escenario del debate y tema al cual acudirán Anaya y Meade ante las miradas complacientes de AMLO,  El Bronco y la audiencia: cárcel al presidente y lavado de dinero. Anaya asumirá su actitud de político indignado ante “las mentiras” propaladas en su contra “desde el gobierno” y, a cambio, insistirá en que hará lo imposible para “meter a la cárcel” a Peña Nieto. Por su parte Meade repetirá lo de “lavado de dinero”, “pillo”, “cínico” endilgados contra Anaya. Lo de traidor lo dejará a cargo de López Obrador, quien quizá repita aquello de “Riki rikin” para aludir a una supuesta traición de Anaya al grupo en el gobierno como causa de sus desencuentros. Por su parte, el Bronco convocará a que se den un abrazo.