Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Considerado como uno de los más grandes historiadores de todos los tiempos; y que se sepa, fue el primero que compiló una Historia Universal, el griego Polibio (200 – 118) reconocido y respetado por los especialistas en la materia como historiógrafo -por escribir la historia- hace XXIII Siglos dijo “Las democracias terminan en violencia y anarquía”…

El presente show, como acertadamente calificó Ricardo Anaya las elecciones.  Aunque desde mi muy personal punto de vista, pienso que es más una tragicomedia, con personajes que bien podrían haber salido de los cómics, y que sistemáticamente se atacan sin que se sepa quienes son los buenos y quienes son los malos; o mejor dicho, si que se vea una clara diferencia entre ellos…

Sobre todo porque para pertenecer a la política, cuando menos en México, tienes que ser corrupto; de otra forma no encajas, estorbas.  Y si denuncias las ilegalidades, no solo te corren, sino que sin ética cual ninguna, como capos de la más baja estofa, arremeten en contra de tu familia…

Y ahí están los casos recientes de Santiago Nieto, a quien por andar investigando las corruptelas palaciegas le costó hasta el divorcio; y el de Muna Dora Buchahin, quien tiene en su poder muchos papeles que prueban la escandalosa corrupción del sistema; y eso es lo que la puede defender para evitar represalias…

Comentar de los candidatos asesinados en este periodo electoral, es de vergüenza.  Son propios de un país de salvajes.  Pero no es nada nuevo.  Si creíamos que ya se había superado el crimen de Estado que se cometió cuando mi General Francisco R. Serrano (1886 – 1927) fue mandado ejecutar por ir puntero en las elecciones; pues ha prevalecido…

También el Estado mandó ejecutar al General Arnulfo R. Gómez (1890 – 1927) otro candidato anti-reeleccionista que fue pasado por las armas por ordenes del entonces Presidente Plutarco Elías Campuzano, mejor conocido como Plutarco Elías Calles (1877 – 1945) y del General Álvaro Obregón (1880 – 1928) que se reeligió y fue a su vez asesinado cuando ya era Presidente Electo…

Pero no entendemos que no puede haber democracia si no se vive en un Estado de Derecho.  No puede haber democracia dentro de una tiranía.  Bien decía William Pitt (1759 – 1806) “Donde acaba la Ley empieza la tiranía”

El Estado ha perdido el control de todo.  México es un caos.  El poder se lo disputan a balazos.  La ambición de poder y de dinero mata cualquier ideología y los convierte a todos en iguales. Ninguno piensa en México…

Desde que el tal Moisés supuestamente bajó del Monte Sinaí con las Tablas de la Ley,  que los egipcios ya conocían mil años antes; y encontró a su Pueblo adorando un becerro de oro, nada ha cambiado.  Solo que ahora adoran el oro de la forma que sea…

Por cierto que no deja de ser curioso que un Pueblo, como el israelita, esclavo de los egipcios por 400 años, según don Jehová -aunque hay otras versiones que dicen que fueron 210 años- pero como sea…

A la luz del entendimiento, se considera difícil que un pueblo esclavo durante Siglos, y que huyó apresuradamente en tropel, podía tener y llevar el suficiente oro como para hacer un becerro…

Pero en fin, creer en lo que dice la Biblia es atentar en contra de la razón y el sentido común.  Y lo peor es que hay gente que lo creé a pie juntillas; y por eso estamos como estamos…

Hace unos días cité a Friedrich Nietzsche (1844 – 1900) y lo vuelvo a citar: “El negar a dios es la única forma de salvar al mundo”.  Y nosotros vamos exactamente en sentido contrario…

El Estado Laico se ha echado al cesto de la basura y los candidatos y los funcionarios están cada vez más cerca de esas creencias absurdas, de que un individuo vino a salvar al mundo, cuando no se pudo salvar ni él mismo.  Y si volteamos a ver cómo estamos; pues tampoco ha salvado a nadie.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.