AL PIE DE LA LETRA
Por Raymundo Jiménez

Dicen empleados de Palacio de Gobierno que si alguien quiere saber cómo van realmente las tendencias electorales en la contienda por la gubernatura, el mejor indicador es el estado de ánimo del colérico gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Y es que según ha trascendido, los que tienen el infortunio de laborar en áreas cercanas a la oficina del mandatario se han percatado de la desesperación que cada vez le cuesta más trabajo contener, la cual se manifiesta en su iracundo trato hacia algunos de sus colaboradores, y ya ni se diga con los incómodos periodistas y medios de comunicación a los que no ha podido cooptar.

Así que esas encuestas a modo que ha mandado a insertar en periódicos capitalinos, en las que Miguel Ángel Yunes Márquez le saca supuestamente más de 5 puntos a su más cercano competidor, o los mítines multitudinarios como el de este domingo en la Macroplaza del Malecón del puerto de Veracruz –donde presumieron haber congregado ¡80 mil simpatizantes!–, al parecer no han sido suficientes para sosegar al temperamental mandatario veracruzano que está obsesionado con heredarle el poder a su primogénito.

¿A qué le teme realmente Yunes Linares en caso de una potencial derrota en la elección del próximo domingo? ¿A quedarle mal a su junior por no cumplirle su capricho? ¿Al ridículo de no haber logrado su cometido pese a todos los recursos financieros que ha dilapidado y al uso del aparato y programas asistenciales del gobierno del estado? ¿A ver truncado no sólo su proyecto transexenal que concluiría en el gobierno de la entidad su otro hijo Fernando hasta el año 2030, sino también su presunta aspiración personal de fortalecerse políticamente ante la inminente pugna interna por el control del CEN del PAN luego de la derrota cantada de Ricardo Anaya?

Sin embargo, según parece, el verdadero temor del gobernante panista es que le ganen la partida sus peores adversarios políticos, y que en diciembre le inicien la misma persecución penal que él emprendió en contra de su antecesor Javier Duarte.

Este lunes, por lo mientras, recibió una mala noticia. Y es que el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) acordaron sumar esfuerzos, trabajar de manera coordinada y compartir información para combatir, investigar y sancionar el desvío de recursos públicos a campañas electorales.

Según el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, “se trata pues de generar sinergias en materia de fiscalización para que los límites competenciales de ambas instituciones no sean pretextos para favorecer conductas fraudulentas de evasión, corrupción o triangulación de recursos”.

“Para decirlo en pocas palabras, nuestro propósito es contar con un mecanismo de colaboración ágil que facilite el intercambio de información sobre conductas irregulares detectadas durante la fiscalización que realiza el INE o bien durante las minuciosas investigaciones que despliega la Auditoría Superior de la Federación”, remarcó Córdova.

Por su parte, el consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización, explicó que, al fiscalizar a los partidos y candidatos, el INE ha detectado diversos esquemas de triangulación de recursos y empresas fantasma que pueden involucrar dinero de entes públicos y gubernamentales.

Al mismo tiempo, apuntó, la Auditoría, al revisar la Cuenta Pública de municipios, entidades y dependencias gubernamentales, ha detectado desvíos de recursos que pudieron ir a financiar, de manera ilegal, campañas electorales.

Murayama recordó el caso de la empresa Asismex, sancionado por el INE este año, al acreditarse que esa firma depositó pagos a representantes de casilla de todos los partidos en 2012 dentro de un esquema de empresas fantasma que utilizó el gobierno de Veracruz encabezado por Javier Duarte para desviar recursos.

Por ello, para sancionar y erradicar situaciones similares, el órgano electoral y la ASF firmaron este lunes un acuerdo de colaboración en el que acordaron compartir toda la información que encuentren sobre financiamiento ilícito a campañas electorales y triangulaciones de recursos públicos para que, en el ámbito de sus competencias, los investiguen y los sancionen, en el caso del INE, o metan denuncia ante la PGR, en el caso de la Auditoría.

“Sépanlo, actores políticos y servidores públicos: la alianza INE-Auditoría Superior de la Federación llegó para quedarse y dar frutos. Revisaremos las cuentas públicas y las cuentas de las campañas, cruzaremos información y cerraremos el espacio al uso de dinero público para influir en la contienda política”, advirtió Murayama.

¿Fiscalizarán, por ejemplo, los contratos de obra que el candidato a senador de la coalición Por México al frente, Julen Rementería, antes de separarse de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas del estado le asignó a las empresas del dirigente estatal del PAN, Pepe Mancha Alarcón? ¿O los contratos que el Concejo Municipal de Emiliano Zapata, encabezado por panistas, le entregó a la constructora que regentea la esposa de Sergio Hernández, candidato a diputado local de la misma alianza PAN-PRD-MC?

PEPE: NO MÁS DESVÍOS EN SALUD

Coincidentemente, este lunes, durante una reunión con profesionales de la salud e integrantes de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), el candidato de la coalición priista “Por un Veracruz Mejor” a la gubernatura, Pepe Yunes Zorrilla, afirmó que Veracruz necesita un gobernador que garantice que el dinero destinado a la salud no se va a desviar.

El senador con licencia asumió varios compromisos con este sector. Por ejemplo, trabajar en conjunto con Gobierno Federal para implementar programas de regularización o formalización para darle seguridad laboral al personal de contrato, así como la profesionalización para que al personal formalizado y regularizado le sea reconocido su perfil académico.

Asimismo, ofreció crear un programa que garantice la seguridad en los usuarios del servicio como los trabajadores, impulsar las guarderías o estancias para apoyar a las madres trabajadoras con hijos en estudios de nivel primaria, y dotar de equipamiento y mantenimiento de las unidades de salud.

“Hay total y completa claridad de la responsabilidad que vamos a enfrentar, de lo que no queremos ver de nueva cuenta en Veracruz y de que queremos aprovechar todo este esfuerzo y esta comunicación para mejorar las cosas en el estado. No tengan la menor duda. Vamos a trabajar porque la profesionalización sea una realidad en Veracruz. Tenemos que asegurar que los miles de millones de pesos que llegan para la salud de los veracruzanos se utilicen exclusivamente para este fin.

“¿Qué necesita Veracruz? Que llegue un gobernador que sepa de finanzas públicas, que conozca de la administración pública y que pueda garantizar que el dinero destinado a la salud no se va a desviar, por más presión pública que exista en el presupuesto. Con el 30 por ciento de los tres mil millones de pesos de la compra de medicamentos, 900 millones de pesos, el Gobierno del Estado puede encarar el tema de la profesionalización. Vamos por la consolidación de la compra de medicamentos”, afirmó.

Pepe Yunes aseguró que si se garantiza que no se desvíen los recursos de la salud, que para Veracruz son unos 14 mil millones de pesos al año, se podrá generar un programa de equipamiento en los hospitales.

Destacó que en el tema de la formalización laboral, difícilmente se encontrará un Presidente de la República con tanto contenido humano como el que distingue a Pepe Meade. “Él entiende que para resolver los problemas de desigualdad y de pobreza extrema, se requiere poner atención en los niños, y no se puede pensar en los niños sin pensar en el rol que juega la mamá. Si tenemos mamás trabajadoras, requieren guarderías que les dejen la tranquilidad de que mientras prestan su servicio, los niños van a tener atención, seguridad y formación. Es una propuesta de Pepe Meade”, puntualizó.

Pepe pidió llevar al Gobierno de Veracruz “a alguien que se ocupe de darles lo mínimo que necesitan para ocuparse ustedes de hacer su trabajo, de cambiar vidas. Tenemos un compromiso real de restablecer los mínimos de seguridad para que la gente pueda vivir con tranquilidad, sin zozobra, y recuperar los espacios para la gente de bien. Tenemos una propuesta seria en materia de seguridad, transversal, pero le dedicaremos especial atención a tener seguridad en los hospitales y en las unidades hospitalarias”, señaló.

Sentenció que cuesta trabajo que a quien no ha cumplido en seguridad y generación de empleos, “se le consienta la posibilidad de reelegirse en un tema de partidos”.

“Tenemos con el voto la posibilidad de castigar malos gobiernos y también de empoderar y respaldar buenos desempeños. Vamos a votar en conciencia, libertad y plena secrecía”, exhortó Pepe Yunes, quien este miércoles 27, a las 5 de la tarde, cerrará su campaña estatal en el Velódromo de la ciudad de Xalapa para no generar problemas de tráfico vehicular ni molestias al comercio establecido en el centro histórico de la capital veracruzana. Hoy martes encabezará cierres regionales en Misantla, Acula, Tres Valles y Santiago Tuxtla.

Por cierto, este lunes, Transparencia Ciudadana A.C. dio a conocer una encuesta de la firma Millot Etudes Politiques, en la que a cinco días de la elección el priista se ubica en segundo lugar con 30.5 por ciento en la intención de voto, sólo 4.2% debajo de Cuitláhuac García Jiménez, de MORENA, que tiene 34.7% de las preferencias. Miguel Ángel Yunes Márquez, del PAN-PRD-MC, aparece en el tercer sitio con 24.9%.

ANILÚ: ACTIVA DE PRINCIPIO A FIN

Las campañas electorales están por concluir, y hasta ahora la única candidata plurinominal del PRI que no ha bajado los brazos y sigue caminando por el estado apoyando a sus correligionarios priistas postulados a otros cargos de elección popular por el principio de mayoría relativa es Anilú Ingram Vallines, no obstante que como abanderada de representación proporcional ya tiene la diputación federal asegurada.

A la ex presidenta de la mesa directiva del Congreso del estado se le ha visto reforzando no sólo las propuestas de los candidatos a la Presidencia de la República y a la Gubernatura, Pepe Meade y Pepe Yunes Zorrilla, sino también apoyando a los abanderados de su partido al Senado de la República y a las diputaciones locales y federales.

Anilú no ha defraudado a quienes confiaron en ella dándole su voto de confianza para que apareciera en la lista de candidatos plurinominales del partido tricolor, nominaciones que tradicionalmente siempre han sido muy peleadas entre los grupos internos de poder, y máxime ahora que el PRI enfrenta posiblemente el escenario electoral más adverso desde su fundación en 1929.