ADELANTE

Pepe Valencia

 

No se trata de quién desee uno que gane o pierda, sino de quién podría ser el próximo gobernador de Veracruz. Hoy por fin les revelaré mi pronóstico y en qué me baso para afirmarlo. Los partidarios de uno y otro me van a crucificar  si su favorito no es el que sugiero que triunfará en las elecciones del primero de julio.

Los simpatizantes de Pepe Yunes Zorrilla confían en que es el mejor preparado y que el voto oculto o silencioso, los que no comulgan con el actual gobernador y aquellos que aborrecen a Morena, terminarán por llevar a la victoria al candidato del PRI.

Incluso, un inteligente y culto político, que ha sido diputado federal y local, alcalde y ha ocupado otros cargos públicos relevantes, me comentó hace unos días: “Sólo un milagro salvará y hará ganar a Pepe. Y los milagros los hace Dios”.

Y los partidarios de Morena están convencidos de que la ola obradorista conducirá a buen puerto a Cuitláhuac García, o sea, directo a la gubernatura del estado. Si gana, no sería sorpresa.

Apenas la semana pasada, un “garganta profunda” emergido de las entrañas del poder, me informó contundente que ha sido puesto en marcha un mega operativo de lo más sofisticado para ungir a Miguel Ángel Yunes Márquez.

De acuerdo con esta esta fuente, de la que no puedo revelar mayores detalles para no comprometerla, el hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares obtendrá cómoda ventaja de más del 2 por ciento de la votación.

Agrega que está aceitadito y listo un eficiente equipo de abogados expertos en derecho electoral para enfrentar eventuales impugnaciones de los candidatos perdedores, porque el resultado definitivo se dirimirá en los tribunales.

En charla con periodistas del  “Grupo de los Diez”, el candidato Cuitláhuac García Jiménez expresó el lunes de la semana pasada su confianza en que la votación a su favor será arrasadora e inobjetable.

Si damos crédito a estas versiones, la moneda estaría en el aire y cualquiera de estos tres aspirantes estaría en condiciones de alzarse con la victoria.

Sin embargo, suponiendo que el moderno “garganta profunda” haya hablado con la verdad referente a lo que se cocina en las sinuosas y profundas esferas del poder, el lunes 2 de julio nos amaneceremos con Miguel Ángel Yunes Márquez como gobernador y una oleada de  protestas, denuncias de fraude y anuncios de impugnaciones ante los tribunales electorales.