Mutatis mutandis

Por Rafael Arias Hernández

Faltan 151 días y se acumulan decepciones, pérdidas y fracasos gubernamentales. Corrupción impone y aprovecha, otra Justicia  que no es general, ni imparcial, ni pronta, ni expedita: la Justicia a modo. .

AGUAS CON EL AGUA.

Directo y claro, políticos y gobernantes del PRIAN propician, favorecen y sostienen  privatizaciones de todo. En el estado que hace agua, ya empezaron en Boca del Rio, Medellín y Veracruz. ¿Quién defiende y sostiene bien común o interés social,  principios y valores del servidor público?

En el descaro y cinismo, abundan viejos y nuevos ineptos y corruptos, intocables y reciclables delincuentes gubernamentales.

Imparables pobreza, inseguridad, deuda pública, saqueo, corrupción  y privatización de múltiples recursos y patrimonio públicos; incluyendo,  inapropiada concesión de atribuciones institucionales y servicios básicos.

Aprovechan todo, para favorecer  su interés personal y familiar.

Increíbles y desproporcionados negocios a costa de crecientes limitaciones y sacrificios populares. Presencia e influencia, de la renovada continuidad de la impunidad.

Para ocultar o negar, mentir y evadir,  notorio uso y abuso de manipulación, entretenimiento y enajenación mediática,  con cargo al presupuesto.

En Veracruz, como con Duarte en 2016, el agonizante gobierno estatal, no entiende ni atiende bien y a tiempo, importantes temas y aspectos de la política oficial. Nula o insuficiente política económica, de desarrollo social,  administrativa y financiera, educativa y más.

Incluso,  tampoco dio al tema del agua, o derecho de supervivencia de la humanidad,  la importancia que tiene.

Para desgracia de presentes y futuras generaciones, su  forma de administrarla sigue siendo cara e irresponsable, en opacidad, sin rendición de cuentas ni fiscalización y evaluación social verdadera; mucho menos con la necesaria y suficiente previsión, reciclamiento, regeneración y saneamiento.

Persisten  cuantiosas pérdidas, desaparición  de recursos públicos y falta de aprovechamiento de oportunidades; así como innumerables y cuestionados abusos, saqueos, rescates, privatizaciones y negocios personales, familiares o de grupo.

Poco o nada se hace para aprovechar la  abundancia acuífera. Casi el 35 % de los escurrimientos de agua del país, ocurren en Veracruz.

Y en efecto, se escurren. Por  desgracia, el exceso de confianza en la abundancia, ha contribuido aún más. Olvidándose,  que no se tiene, lo que no se retiene; y también, que en todo caso, es imprescindible restaurar,  conservar o multiplicar las condiciones favorables, no contaminantes ni destructivas, de obtención y producción acuífera.

En cambio,  sobresalen concesión o privatización del agua; condenable  actividad heredada del “duartismo”; que ha sido ahora ratificada, encubierta, protegida y hasta fortalecida, por quienes desde el PRIAN,  gobiernan tanto en el ámbito municipal como en el estatal y federal.

Incluso, se ha propuesto privatizarla en todo el estado:

http://imagendelgolfo.mx/noticiasveracruz/xalapa/41224262/maym-se-debe-privatizar-agua-de-veracruz-y-reducir-apoyo-social.html

DE LO ESENCIAL DEL AGUA.

Para seguir en el tema, se sugiere considerar, entre otros, cinco  aspectos determinantes.

Primero.- Es vital, insustituible e indispensable para la existencia humana. Imposible subsistir sin ella, en condiciones normales,  más allá de una semana.

Segundo.- Es imprescindible en casi todas las formas de vida, pero sobre todo en los procesos  de sustentabilidad del medio ambiente terrícola, que la convierten ciertamente en líquido vital. Hoy por hoy, sin duda, el agua es vida.

Tercero.-Su presencia depende de un fundamental y renovado proceso, que caracteriza sus diversas transformaciones y cambios de estado (líquido, sólido o gaseoso). Proceso cuya duración no coincide con  calendarios burocráticos, tiempos políticos, periodos gubernamentales, ni con las disposiciones administrativas. Proceso cuya duración está vinculada con las características ambientales y sociales; que a su vez  condicionan su abundancia o escasez, su calidad y disponibilidad, para su uso y consumo. Proceso ambiental y social que integra y define diversos espacios, territorios y regiones naturales, de asentamientos humanos, o de actividades económicas, que tampoco respetan las fronteras políticas, administrativas y gubernamentales.

Cuarto.- Que su disposición para el consumo humano constituye un derecho social inalienable e imprescriptible, cuya atención suficiente y oportuna, no admite demoras ni posposiciones y que, sin duda, puede ser la fuente de violencia y conflictos.

Y quinto.- Que es y debe ser considerada y revalorada, en la teoría y práctica, como un derecho de supervivencia, cuya importancia rebasa e incluye, tanto la existencia humana como la de innumerables seres vivos y sistemas a los que pertenecen..

IRRESPONSABLES Y CRIMINALES

Inaceptable ignorar, ocultar  y minimizar este problema social,  ambiental y gubernamental, irresponsable y hasta criminalmente atendido,   mismo que aumenta en intensidad y complejidad.

Urge participación y evaluación social  efectiva. No conformarse ni resignarse. No  aceptar ni creer, que presente y futuro son y serán  de inevitables sacrificios crecientes.

El agua es causa de supervivencia. Con mayor razón cuando racionamiento, tandeo, limitación, restricción, encarecimiento y cobros indebidos, se han vuelto práctica común de innumerables  organismos y dependencias estatales y municipales, que dicen administrar y garantizar el vital líquido.

Lo más preocupante, es que para desgracia de la población, muchos se han convertido en puntos de conflicto, por intereses desmedidos y sin control, como el de la Zona Metropolitana del Puerto de Veracruz.

Importante identificar y señalar, las una y mil formas de despojo, apropiación, privatización, concesión y mercantilización del agua, que abierta o encubiertamente se apoyan desde los ámbitos de gobierno.

En Veracruz no hubo, ni hay  acciones, programa o plan de alcances importantes. Trascienden, entre otros temas, cuestionada administración, endeudamiento creciente y descomunales negocios personales, familiares y de grupo.

Inundados de opacidad, hay que repetir que es indispensable la información pública actualizada, confiable y accesible.  Insistir y preguntar. ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con ofensivos supe sueldos y beneficios especiales?

Opacidad incluso, en la cuantiosa deuda pública por agua. ¿A cuánto asciende?

*AcademicoIIESESUV@nullRafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez