Asaltos bancarios, sabotaje a trenes de ferrocarril de carga, asalto en carreteras, homicidios por doquier, asesinato de decenas de candidatos a cargo de elección popular, políticos encarcelados, otros en fuga, proliferación de amparos para evitar ser detenidos, etc., son noticia diaria, lo cual refleja una preocupante patología social a cuyo remedio nadie bosqueja cura, salvo los candidatos a gobernar cuyos planteamientos sugieren la interrogante sobre por qué el gobierno en turno no los aplica. Tal es el escenario cotidiano de nuestros tiempos, semejante a un largo túnel en donde la luz ni en lontananza se avizora.