Dialogando
Por: Abel Domínguez Camacho

En México es conocida la polarización entre los que le van al América y los que no le van al América, equipo de futbol propiedad de la “mafia del poder”, en segundo plano quedan los que le van a las Chivas, al Cruz Azul, a Tigres…En el contexto del actual proceso electoral mexicano, se observa una polarización- peligrosa- de la sociedad, a partir de los que están en favor o en contra de un candidato a la presidencia, para el caso, Andrés Manuel López Obrador. Los que simpatizan con él y los que no simpatizan con el candidato puntero, de acuerdo a las encuestas.
Las redes sociales dan cuenta a cada segundo de la riqueza de la máquina del fango, los dimes y diretes, algunos sin fundamentos, entre los aspirantes a gobernar este gran país y entre sus seguidores; en esa máquina del fango sobresalen las expresiones en contra del candidato que aventaja en las encuesta. Un rasgo que quiero destacar es la respuesta de los seguidores, lamentablemente, en muchos casos son agresivos y grotescos, groseros y de mal gusto; lo entiendo más no lo acepto cuando de defender a su candidato se trata, defensa en fin. Pero en muchas ocasiones llama la atención la agresión por el simple hecho de disentir.
La polarización referida incluye la negación a disentir, ahora no tienes derecho a pensar diferente porque en automático te conviertes en miembro de la mafia del poder, o con disentir eres pendejo porque según tus retractores prefieres vivir en un sistema corrupto…o eres nefasto si te atreves a emitir una opinión respecto al candidato puntero. Este espacio no alcanzaría para los ejemplos y resultaría más ocioso que la propia nota que escribo pero, tan a la mano hoy leí en un muro del Facebook algo más-menos así: “pobrecito Krause…nefasto” en referencia a un importante y prolifero intelectual mexicano: Enrique Krause que disiente.
También hoy por la tarde mi amigo Jacinto me comentó que, en su grupo de Whats Apss, observó síntomas de intolerancia por compartir información, al parecer sin comprobar, que atenta contra la persona del candidato puntero, resulta que le contestaron: “estimado Jacintito-ya desde ahí- que seas pejefóbico es comprensible, pero no repitas verdades no comprobadas…”. Mi amigo Jacinto no comprende porque es “comprensible”…si él dice-y es sabido-no militar en ningún partido político, no es empleado estatal o federal que lo obliga a opinar “comprensiblemente”, mi amigo se quedó muy consternado ante tal expresión.
La intolerancia puede manifestarse de una infinidad de formas, desde el lenguaje corporal hasta una expresión directa, pasando por una insinuación bañada de sorna. En las redes dejas de observar los “like” de algunos de tus contactos (amigos) a tus publicaciones por el simple hecho de pensar diferente.
De acuerdo con la Real Academia Española (RAE), entre los significados de tolerar, se ajusta: Respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.
Otras entregas del autor:
abel-dialogando.blogspot.com