Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz
diariolibertad@nullgmail.com

 

No haciendo referencia a la Batalla de Normandía, sino al día después de las “elecciones” en México; cuando por una u otra causa, o sea, gane quien gane, el País se verá en serias dificultades…

Si hacen ganar a José Antonio Meade, lo que es altamente probable que suceda, ya que el producto del Atraco-mulco tiene que rendirle cuantas a Washington; pues finalmente el convertido en merolico de banqueta, es su candidato para darle continuidad al neoliberalismo depredador instituido por el sionismo…

Y se piensa en esa posibilidad, porque ya están llegando al “democrático” punto de comprar descaradamente el voto que, de acuerdo a la región, varía entre $500.00 y $3000.00…

Y se supone que mientras más se acerque el 1° de julio, la cotización de las credenciales de elector irán a la alza -para utilizar los términos financieros- solo es cuestión de aguantar un poquito…

Sin embargo, se corre el riesgo de que ya tengan las credenciales suficientes que les garanticen el triunfo -como sucedió en el Estado de México y en Coahuila- y ya no compren más consciencias…

Pero aunque así son los siempre veleidosos riesgos financieros de la democracia de pobres en que vivimos los mexicanos, donde las elecciones se ganan con dinero, que es lo mismo que están haciendo todos los demás candidatos…

En Veracruz, por poner un ejemplo, se les debe dinero a los maestros, a los proveedores y a medio mundo, pero la campaña para que el chilpayate -del náhuatle chilpayatl = niño- sustituya a su apá, no puede quedarse sin dinero…

Y si en tiempos del General Álvaro Obregón (1880 – 1928) nadie aguantaba un cañonazo de 50 000.00 pesos oro; hoy por hoy es tanta la necesidad y la inconsciencia del Pueblo, que por unos cuantos pesos,  las dan -haciendo referencia a las credenciales para votar, no se vaya a pensar en otra cosa; y sí-.  Y luego se habla de abstencionismo…

En consecuencia, si “gana” Meade, la desorganizada mayoría que apabullantemente sigue a López Obrador, se inconformará con el “triunfo”, y la manera en que se manifieste será de pronóstico reservado…

Si por el contrario, no pueden cometer el fraude y el tabasqueño asume la presidencia, va a pasar algo parecido a lo que sucedió en Venezuela, donde al presidente Maduro se le echaron encima los oligarcas; a los que afortunadamente ya apaciguó…

Pero ese no es todo el escenario posible; pues en caso de que gane el promotor de Amor y Paz, aunque también gane la mayoría en el Congreso, no podrá cumplir todo lo que ha prometido…

Muchas cosas ha dicho que va a hacer -como lo del nuevo aeropuerto que declaró que lo iba a echar abajo, para después decir que siempre sí, pero que lo haga la Iniciativa Privada- no podrá cumplirlas…

Si mentir lleva a la desconfianza, el prometer sin cumplir lleva a la desilusión; y es muy probable que eso le suceda al tabasqueño. Lo que hará que hasta quienes lo apoyaron comiencen a exigirle que cumpla sus promesas y se le volteen, porque tampoco les va a poder cumplir a todos los tránsfugos y tránsfugas -para que no se enojen las feministas-que se le acercaron…

Pero no podrá cumplir, porque a pesar de que sabe y tiene mucha información sobre todo lo que sucede en el País, ignora muchísimas otras cosas.  Además de que se encontrará un gobierno sin dinero por los saqueos y las campañas, para poder enfrentar los problemas normales de cualquier administración…

Más el vencimiento de los adeudos que tan irresponsablemente han adquirido los gobiernos anteriores, principalmente el presente, quien con el contubernio de los diputados ha aumentado la deuda a límites que ya son impagables…

Y lo peor es que no podrá reestructurar la deuda, porque antes se daba como garantía el petróleo, pero ya no podrá hacerlo; Pemex ya no sirve de aval.  Y todos han sido cómplices de ello…

El problemas es que Andrés Manuel ni escucha ni entiende razones; pero los gobiernos deben sustentarse en la Justicia, no en la piedad; y si piensa aplicar el amor y paz -que no lo creo, solo es para la campaña- puede salir crucificado hasta por los mismos que le rodean, entre quienes hay muchos que no merecen la más mínima confianza.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.