Lo más preocupante es que empieza a polarizarse la lucha por la gubernatura y algunas voces advierten la posibilidad de violencia para someter, dominar y que un bando se quede con el triunfo, explicó.

“Vemos una elección muy cerrada en el estado de Veracruz. Creo que a nivel nacional ya está definida, hay muchos números que favorecen al candidato Andrés Manuel; es una realidad.

“A nivel estatal se ve muy cerrada la contienda entre los 3 punteros, vemos una diferencia de 4-5 puntos entre ellos; además, entre 10 a 12 por ciento está indeciso aún su voto; esa gente sí va a votar, pero no sabe por quién, esa gente va a ser decisiva el día de la votación”, indicó Trujillo.

Consideró lógico pero no admisible que quien ya se siente ganador y ve amenazado su proyecto de vida se asuma dispuesto a todo, lo que sea, para impedir que le derrumben su castillo, y por ello no descartó que pueda haber mucha violencia el 1 de julio.

De ahí la demanda de que vengan quienes tengan que venir para evitar que se enrarezca la elección, sobre todo la de gobernador, que a nivel estatal es la que más importa a los veracruzanos.

“Exigimos que vengan observadores electorales nacionales o internacionales y hagan presencia aquí en Veracruz. Por las condiciones que ha habido, dadas las condiciones electorales de un estado muy  político, un estado muy apasionado por la política, sí vemos gente que se apasiona demasiado, que cree que esto es una guerra y que somos enemigos, y no.

“Tenemos que entender que es una contienda electoral en la que todos podemos estar de acuerdo o todos podemos discernir de cualquier cosa; yo debo respetar al contrincante o al que piense diferente de mí”, puntualizó Trujillo Álvarez.

Aseveró que los ciudadanos tienen derecho a que se respete su voto y su voluntad, de modo que nadie debe imponer su presencia mediante prácticas desde clientelares hasta las que pongan en peligro la paz social.

 2018-06-1717:11:05- HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO