A la orden de aprehensión contra su esposa, Javier Duarte acumula un amparo más a su cuenta, el más reciente por el posible involucramiento de varios de sus ex colaboradores en el caso de la desaparición forzada de 19 personas en La Barranca de la Aurora, muy cerca de la Academia de Policía, el problema de Duarte, uno más, radica en la declaración de los detenidos. Desviación de recursos, enriquecimiento ilícito, asociación delictuosa, desaparición forzada, son algunos de los delitos señalados en contra de quien no aprovechó la oportunidad para servirle a los veracruzanos con mesura e integridad moral, y de esa manera torció el camino que lo condujo al domicilio en que ahora se encuentra, muy distante de los paraísos en donde pensó disfrutar de los bienes adquiridos a costa de los veracruzanos.