El asunto de la entrega de contratos a empresas propiedad del actual presidente panista en la entidad amenaza con tomar fuerza una vez se celebren los comicios del 1 de julio. El caso abarca no solo contratos provenientes de la secretaría de infraestructura y obra pública del gobierno estatal, también desde el Congreso local se extendieron convenios con páginas de internet ligadas al referido dirigente partidista. Durante los últimos días el asunto figuró en los medios con mucha profusión, talvez azuzado por los adversarios electorales y una vez concluido el proceso quizá amaine, aunque contratos por 70 millones de pesos, según se dice, no son poca cosa y por tratarse del dirigente de un partido político pudiera cobrar más fuerza mediática después del día primero.