Y sin embargo está ya en la historia de México y por doble circunstancia haber sido presidente de este país y haber concretado la alternancia partidista en el gobierno federal; Vicente Fox es el típico caso de personajes inscritos en la Historia porque las circunstancias lo favorecieron y a ellas más bien se debe el haber destacado en el momento de su protagonismo político. Además, también ejemplifica un caso sobre el retiro a tiempo, no ha sido así y somos testigos de su actitud ramplona que demerita aquellos logros. Enfrentado con López Obrador, un día apoya a Meade y otro a Anaya, tirando por la borda todo el resto del pírrico crédito de su menguada cuenta.