Como en el amor, la guerra y las elecciones todo se vale, los entusiastas de opciones diferentes a la puntera han aprovechado el triunfo de la selección mexicana para construir un argumento a modo e indicar que así como todas las encuestas señalaban a Alemania como ganador y finalmente resultó perdedor, de igual manera puede ocurrir con las encuestas de la elección presidencial en México.

Los contrarios lo dicen distinto. Para ellos, ganarle a un rival con el que históricamente se ha perdido, es sintomático de que esta vez la opción de izquierda derrotará a los poderosos que siempre han ganado… o arrebatado.

El hijo de Felipe Calderón y Margarita Zavala ha movido a las redes sociales al publicar desde Alemania una fotografía donde aparece con una manta en la cual se lee: “Si gana AMLO, acá me quedo”. Las respuestas al radical chamaco han sido ingeniosas. Le dicen que se quede, pero que además se lleve a su familia. Aparte, escribió ese desafío encima de la Bandera Nacional y también ha servido para que le recuerden los disturbios que armó en un bar del caribe hace algunos meses.

La prensa alemana está devastada con la derrota del equipo teutón. Mientras este domingo un diario politizó el encuentro al anticipar disculpas a nuestro país por la goliza que nos pondrían, con la cabeza “Sorry, Mexiko. Heute bauen wir die Mauer” (Disculpas, México. Hoy nosotros construimos el muro”, obvia referencia a Trump), al día siguiente otro menciona “Unsere Mexi.k.o.” (podría entenderse como Nuestro K.O., nuestro knock out de México).

En fin, para nosotros es el sabor de la victoria, que ojalá se prolongue.