Por Sabino Cruz V.

Quien aspira a gobernar a varios millones de veracruzano, por la coalición “Juntos Haremos historia” formada por los partidos Morena, Encuentro Social y del Trabajo, señor Cuitláhuac García Jiménez, abiertamente acepta de llevar más de cincuenta años viviendo con sus padres. Rumor que desde sus surgimiento, avivó nuevamente las dudas sobre su “triunfo” arrollador en las pasadas elecciones; sobre todo al no ser la falta de recursos económicos o estudios no concluidos el motivo, por ser académico de la Universidad Veracruzana, y mínimo poseer título y cédula de licenciatura.

Este estado en el que se encuentra el señor García Jiménez, trae a la mente el conocido como “Síndrome del nido lleno”, en oposición al “Síndrome del nido vacío”, que es cuando los padres se quedan solos, este “padecimiento”, además de la falta de recursos o estudios truncos, tiene su origen en el rechazo al compromiso, tener padres sobreprotectores o dificultades para el matrimonio.

Las causas causales que justifican que el “Bodrio de Andrés” siga viviendo con sus padres, como el asesinato de Colosio o de Francisco Ruiz Massieu nunca se sabrán. La única certeza que flotará en el imaginario es el hecho de, en caso de ser elector gobernador, el señor García, tendrá que pedir permiso, o por lo menos avisar, a sus padres de las acciones que realice, los acuerdos, iniciativas que mande al Congreso; y por supuesto, que llegará tarde a casa o llevará una amiga a comer.

Aun cuando el tono en el que se escribe esta nota, pueda sonar a sorna o choteo, no hay que perder de vista que, de seguir con la supuesta teoría del hartazgo como argumento por el que los candidatos de la “oposición” ganan las elecciones, las probabilidades de que este kidult sea quien mande en Veracruz son muchas. Esto marcaría un hito en la historia política del país, y hasta quizás del mundo, ya que por primera vez un individuo que no sabe cómo se administra una casa, los gastos mínimos que deben cubrirse, ni de responsabilidades como padre o esposo(a).

El hartazgo que invocan los candidatos de Morena, o antes del PRD, lleva a pensar que más allá de eso, hay una “mano peluda” que mueve la cuna, un mafioso”, para hablar en términos andréslesciano, que aporta grandes cantidades de dinero y capital político para que pierda quien quiera que pierda y gane quien es de su interés que gane. Para quien esto escribe sigue esperando que el Mesías Tropical y su Bodrio hagan un pronunciamiento sobre el daño patrimonial, moral y cultural que el preso del Reclusorio Norte hizo a Veracruz. ¡Me estás oyendo Andrés Manuel!

No es que queramos ver sangre o que los malandros que saquearon al Estado sean juzgados en la Plaza Lerdo, pero me parece que uno de los principales compromisos que debe hacer quien ocupe la oficina del viejo edificio de la calle Enríquez es hacer que volvamos a creer en las Instituciones y en quienes estén al frente; ¡Y por supuesto recuperar todo lo robado!

La tranquilidad de miles de veracruzanos por nacimientos o adopción, está en juego. Dejarse encantar por arengas y promesas, materialmente imposible de cumplir, me parece que es como poner a un niño a jugar a la ruleta rusa. Veracruz necesita de hombres y mujeres probos(as), con carácter y con visión de futuro. Votar por la alternancia, solo por enojo, o por capricho, no deja nada bueno. La experiencia que nos dejó estos dos años ser gobernados por otras siglas y colores, debe servirnos para reflexionar nuestro voto.