Xalapa- 2018-06-0213:38:17- Ariadna García/Trabajadores sexuales se enfrentan a todo tipo de abusos, discriminación y hasta extorsión por parte de funcionarios municipales y de la Secretaría de Salud en Veracruz.

De acuerdo con Jairo Guarneros del colectivo Cihuatlahtolli de la Red Mexicana de Trabajo Sexual, las trabajadoras sexuales son obligadas a un examen de VIH y VDRL cuando las normas oficiales nacionales e internacionales no lo señalan como obligatorio, porque las autoridades tienen la idea equivocada de echar la responsabilidad del cuidado de la salud en sus espaldas.

“Y también es una cuestión de negocio, mandándolos a laboratorios particulares en algunas ocasiones manejados incluso por familiares de los funcionarias municipales encargados del área de salud municipal, es una cuestión de extorsión pagarle a los ayuntamientos una cuota mensual para que puedan ejercer su actividad”, señaló.

En el marco del Día Internacional de la Trabajadora Sexual este 2 de Junio, el activista señaló que es complicado saber cuántas personas ejercen el trabajo sexual en el estado de Veracruz porque no todos los ayuntamientos tienen un registro puntual, además de que se trata de una población sumamente flotante.

Incluso reveló que del 100 por ciento de las personas que se dedican a ello, cerca del 15 por ciento no lo tienen como actividad única sino que desarrolla otro tipo de trabajo.

Aunque también existen varias categorías, pues está el que lo ejerce en la vía pública, a través de las clínicas de masaje, vía telefónica y también estatus dado que hay trabajo sexual para personas de zona rural o urbanas pobres, para clase media burócrata y existe también quien lo ejerce para ejecutivos o funcionarios de gobierno.

Se estima que el 50 por ciento de las personas que ejercen esa actividad son mujeres heterosexuales, y el otro 50 por ciento mujeres transexuales.

Incluso opinó que tener un registro oficial de las personas que se dedican al trabajo sexual podría fomentar la discriminación cuando lo que se busca es que sean tratadas como todos los demás.