Xalapa- 2018-06-2214:24:38- El investigador del CIESAS-Occidente, Gerardo Bernache Pérez, aseveró que aunque las empresas privadas que operan los rellenos sanitarios en los municipios pregonan la “protección ambiental”, en realidad su motivación es el dinero.

“Las empresas privadas, con raras excepciones, tienen una sola motivación que es ganar dinero a raíz de la generación de más basura o creando ciertos esquemas para la disposición final de los residuos que no siempre resultan exitosos porque la protección ambiental, aunque lo pregonen, no es lo que ellos buscan”, señaló.

Al exponer el esquema de juntas intermunicipales en Jalisco en el Foro Científico “Gestión de Residuos Sólidos Urbanos: realidades, desafíos y propuestas”, consideró que el principal obstáculo para construir un óptimo relleno sanitario es el recurso.

Detalló que se habla de que se requieren de 10, 20 o hasta 50 millones dependiendo del tipo de relleno para su construcción y el monto de lo que se va a depositar, seguido de los recursos humanos pues no siempre se contrata a personas con experiencia en gestión de recursos.

“Pero en las asociaciones intermunicipales está una junta directiva que la conforman los presidentes municipales de los ayuntamientos que participan y luego está una coordinación operativa que es permanente y se encarga de la recolección, separación, valorización de residuos, la operación y por lo regular se contrata a gente que tiene experiencia y que sabe cómo hacer las cosas”, añadió.

Explicó que en Jalisco se ha desarrollado un esquema de juntas intermunicipales donde se reúnen ocho y hasta 16 municipios para tratar en conjunto de gestionar los residuos, hacer un grupo para gestionar mayores recursos y tener estrategias para la gestión integral, rellenos sanitarios intermunicipales y muchas veces plantas de transferencia.

“De tal manera que se puede encontrar la mejor manera de hacer la gestión de los residuos, desarrollar cultura ambiental a través de prácticas de educación ambiental y trabajar mucho con los niños. Las asociaciones han sido un éxito en Jalisco y es algo que venimos a presentar”, abundó.

Entre los beneficios de ello está que no todos los municipios tienen dinero para hacer un relleno sanitario, por lo que la mayoría tiene tiraderos a cielo abierto o vertederos controlados que causan contaminación, además que quienes tienen el recurso no necesariamente cuentan con el terreno adecuado para la disposición final.

Según su experiencia el agrupamiento de los ayuntamientos los hace más fuertes ante el Congreso local y el Gobierno estatal para la gestión de los recursos que es algo crucial en el manejo de los residuos.

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO