Al menos siete personas murieron y otras 20 resultaron heridas este domingo tras la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala.

Un “flujo” de material volcánico golpeó una casa en la comunidad de El Rodeo, lo que dejó cuatro muertos, informó Sergio García, director de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Los cuerpos de otras tres personas fueron encontrados en una barranca, además de que se rescataron a 20 personas heridas.

“Tenemos personas desaparecidas, pero ignoramos cuántas son, ya que se está haciendo el recuento con las comunidades”, indicó el funcionario en una conferencia de prensa.

Las autoridades también están contabilizando cuántas personas perdieron sus casas, pero las condiciones han sido adversas.

“Hubo otro flujo prioclástico y las unidades de socorro tuvieron que abandonar la comunidad de El Rodeo para preservar sus vidas”, reportó García.

Los departamentos de Chimaltenango, Escuintla y Sacatepéquez se encuentran en alerta roja, y el resto del territorio nacional está bajo alerta naranja.

Más de 3.100 personas fueron evacuadas a diferentes albergues durante la tarde de este domingo.

Las autoridades pidieron a las habitantes de poblaciones cercanas al volcán alejarse de los ríos que arrastran sedimentos y rocas.

Dos de los fallecidos estaban contemplando el avance del material volcánico y fueron arrastrados por la crecida del caudal, informó García:

“Ninguna persona debe estar a menos de 200 metros de un lugar de riesgo”: advirtió.

Grandes explosiones

El volcán registró desde las 11:00 horas (18:00 GMT) varias explosiones que generaron una columna de cenizas de 10.000 metros de altura y que se esparció a kilómetros de distancia.

Una segunda fase de actividad explosiva se dio pasadas las 16:00.

Hubo “ondas de choque” que pudieron percibirse en viviendas hasta 20 km de distancia, según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Se trata de la explosión más fuerte que se haya registrado en los últimos años, según la dependencia.

“No hay flujos de lava fuertes, pero sí explosiones que se dan por las nubes ardientes o flujos piroclásticos. Hay un potencial muy grande de avalanchas de lodo”, infirmó el director del Insivumeh, Eddy Sánchez.

El presidente Jimmy Morales informó que fue convocado el Sistema Nacional de Emergencias para atender la situación.

En tanto, el Aeropuerto Internacional La Aurora de Ciudad de Guatemalasuspendió todas sus operaciones desde las 16:20 (local) de este domingo.

Máquinas barredoras y personal militar del Cuerpo de Ingenieros y de la Fuerza Aérea realizaron labores de limpieza para habilitar la única pista de la terminal aérea.

En la capital del país, ubicada a 40 km del volcán, también hubo caída de ceniza.

El portavoz de la Conred, David de León, informó que las comunidades más afectadas por la caída de material volcánico son las ubicadas en los departamentos de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla.

Las autoridades detectaron que hubo derrame de material piroclástico en las barrancas Seca, Cenizas, Onda, Las Lajas, Mineral y Taniluya.

Al menos 300 empleados de dos fincas ubicadas en las faldas del cono, de 3.763 metros de altura, fueron evacuados y enviados a sus residencias para evitar cualquier eventualidad, informó la agencia EFE.

Esta erupción es la segunda que se registra este año.

En la ocurrida el pasado 1 de febrero, el volcán tuvo 20 horas en actividad, tiempo durante el cual expulsó flujos de lava y causó actividad sísmica y explosiones.

CON INFORMACIÓN DE

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-44350619