El alcalde xalapeño, Hipólito Rodríguez, siempre tiene a quien culpar cuando asuntos de su administración se retrasan o no se ejecutan. Si se provocan inundaciones en colonias de la ciudad la culpa es de Américo, si no ha iniciado el programa de capacitación policial, el culpable es el Congreso porque no le autoriza el trámite para hacerlo en Puebla. Pero el propio Hipólito reconoce que es solo “por usos y costumbres” eso de la autorización del Congreso para autorizar la capacitación en Puebla, entonces ¿por qué tanto brinco? Si no requiere la permisión del Congreso local es hacerle al “tío lolo” mandando pedir la mencionada permisión.