El presidente Donald Trump propuso el domingo privar a los inmigrantes indocumentados de su derecho a comparecer ante un juez y consideró que deben ser deportados “inmediatamente” tras cruzar la frontera, lo que supondría una violación del proceso adecuado.

A través de Twitter, Trump retomó el tema migratorio con severos comentarios sobre quienes ingresan al territorio que gobierna, sin documentos:

“No podemos permitir que esta gente invada nuestro país. Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, enviarlos de vuelta por donde vinieron”, soltó Trump.

En el mismo orden de ideas agregó:

“Nuestro sistema es una burla a la buena política de inmigración y a la ley y el orden. La mayoría de los niños vienen sin padres (…) ¡Nuestra política de inmigración, de la que se ríe todo el mundo, es muy injusta para todas aquellas personas que han llegado por el sistema legal y llevan años esperando en fila!”, aseguró el mandatario.

El principio legal de debido proceso establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a unas garantías mínimas para que el resultado de cualquier litigio sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a comparecer ante un juez. En Estados Unidos, cuando los inmigrantes son detenidos por su estatus legal tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país porque tienen derecho a tramitar una petición de asilo.