Durante el proceso electoral Andrés Manuel López Obrador ha venido imponiendo la agenda, tema que asume, asunto puesto a discusión por los otros candidatos: el Aeropuerto, la Reforma Educativa, la Energética, las Becas, el modelo económico, etc., son puntos de campaña en el debate político, su polémico discurso dice todo, y a la vez nada, sin embargo, “pega” en la conciencia colectiva. Siguiendo ese machote ahora anuncia su cierre de campaña en el Estadio Azteca, un icono futbolístico en México con capacidad para cien mil personas, en respuesta a la negativa de prestarle el Zócalo. Cuitláhuac lo imita en Veracruz y anuncia su cierre en el Estadio Pirata Fuentes porque, dice, le bloquearon la zona del Malecón. De ésta manera, AMLO y Cuitláhuac, como en jugada de Póker, parecen decir: ¡va mi resto!