El Estado de México es un padrón electoral compartido entre el PRI, partido gobernante, el PRD, cuya votación en 2017 fue abultada, y MoReNa con una buena tajada de votantes arrancados al PRD. La CDMX en donde MoReNa pudiera ganar el gobierno y más de la mitad de sus alcaldías la siente asegurada, de allí su periplo al interior del territorio nacional; Jalisco, el tercer padrón más numeroso, tiene poco para MoReNa porque entre el PRI-PAN y MC acapararán la mayoría de votantes. Queda Veracruz, la cuarta entidad con más votantes, a la que López Obrador ha privilegiado con un mayor número de visitas pues aquí está en juego el gobierno estatal, esto permite inferir que cuando presume una ventaja de 10 puntos en Veracruz lo hace para despistar pues si así fuera se ocuparía en entidades norteñas donde no ha penetrado con la misma facilidad que en el sur.