Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

En la historia político-electoral de los últimos tiempos nos encontramos con la presencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), líder carismático que ha sabido encontrar el eco de los agravios de la sociedad mexicana en un discurso abiertamente de ataque al sistema político, culpable de todos los males. El diagnóstico es indiscutible y desde luego, el hartazgo de la gente es como una gran esponja que recibe todo lo que suene a mejorar su situación (https://abel-dialogando.blogspot.com/2018/03/andres-y-la-miel-para-tus-oidos.html) el cambio verdadero, en este caso promovido por AMLO.

En 2006 con la coalición PRD, PT y Convergencia-hoy Movimiento Ciudadano- coalición que se llamó “Por el bien de todos, primero los pobres” y, en 2012 con los mismos partidos contendió con la coalición llamada “Movimiento Progresista”, en ambos casos AMLO fracasó en sus aspiraciones a la presidencia de México. Las crónicas son abundantes al respecto pero, hay coincidencia en que la soberbia, la altanería y en especial, su beligerancia, lo llevaron a perder; se ha dicho que tal parece que jugaba a perder. Ya en 2012 sus asesores pusieron cuidado en reconstruir la imagen del candidato a través de un discurso conciliador.

En 2012 ya planteaba el cambio verdadero y buscó la reconciliación, al respecto, entre otros,  versa el spot: “Ofrezco mi mano franca, en señal de reconciliación, de amistad. A quien pude haber afectado en mi determinación de luchar por la democracia y la paz. Es hora de reconciliarnos de manera sincera, de corazón, para lograr el renacimiento de México” (Chihu Amparán. Aquiles, La imagen de los candidatos presidenciales[México 2012], UAM y MAPorrúa, 2016) no le alcanzó y perdió la elección, lo que le siguió ya es historia, la que ha venido construyendo.

Durante el proceso electoral 2006, las encuestas indicaban que AMLO aventajaba a Felipe Calderón, en 2012 el puntero en las encuestas fue Enrique Peña Nieto, (https://abel-dialogando.blogspot.com/2018/03/las-encuestas-de-2018-estan-cuchareadas.html) ventaja que finalmente no fue superada en las urnas. Con esta experiencia y bajo la premisa de que la tercera es la vencida, AMLO y su equipo asesor han construido una estrategia de comunicación que recoge las experiencias pasadas, frases cortas casi spot que repiquetean en la conciencia del colectivo y, sobre todo, el manejo de las encuestas.

La estrategia es la pantalla del candidato de la coalición “Juntos haremos historia”, ahora se puede dar el lujo de agredir o insultar a un sector de la población, sus asesores y seguidores lo atribuyen a “la estrategia”, al siguiente día se disculpa, pide perdón y “suma”, es “la estrategia”…desde mi punto de vista, como parte de “la estrategia” es el manejo de las encuestas, incluso desde antes de iniciar el proceso electoral; Morena jugó a difundir encuestas que colocaban a AMLO por encima de cualquier candidato.

Declarándose vencedor por anticipado, AMLO y su equipo han creado en la conciencia del colectivo, especialmente en sus seguidores, que para el 01 de julio no puede haber otro resultado que AMLO presidente, de hecho ese es el grito de batalla en los mítines y los hashtag en las redes sociales #AMLOPresidente; las encuestas-cuchareadas o no-utilizando los términos de AMLO, marcan una diferencia muy grande con el segundo lugar pero, más allá de ello, vale la pena destacar que, éstas colocan al candidato del partido en el poder en tercer lugar sin expectativa de repuntar. Igual él no da para más.

Con las tendencias observadas y vendidas al colectivo a través de las encuestas, resulta difícil que el PRI pueda justificar acciones que violenten las leyes electores el próximo 01 de julio, de tal suerte que hoy, el electorado tiene solamente dos opciones, AMLO y el segundo lugar. Todos hemos sido testigos antes y durante este proceso electoral que, con el candidato puntero prevalece la sentencia “ o estás conmigo o contra mí”, el simple hecho de disentir te coloca mínimo en un “pinche reaccionario” de tal manera que ya nos podemos ir de vacaciones y gozar del mundial de futbol 2018, hacemos escala para votar.

Difícil situación para el electorado y para la débil instancia electoral. Que gane la frágil democracia, para el caso la mexicana.

PD Esperemos que después del cierre de campaña, en el estadio Azteca, su grupo asesor no se vayan a festejar con sus compañeritas de la prepa…ya con una vergüenza tenemos.

Otras entregas del autor:

abel-dialogando.blogspot.com