MOLE DE GENTE
Por Virginia Durán Campollo

La  irresponsabilidad de los seres humanos, es la causante de las grandes tragedias naturales. La Madre Naturaleza, siempre se cobra las afrentas. La inconsciencia y el descuido, pagan facturas muy caras. El Cambio Climático no es un mito genial, sino una realidad incuestionable. Me parece no solo egoísta sino un acto de ingratitud suprema, no reconocer lo que la naturaleza nos proporciona. Su diversidad, colores, vitalidad que nos da para decorar, comer, divertirnos, ejercitarnos para nuestra salud. Es imposible abarcar en unas líneas, todas las bondades que recibimos en todos sentidos. En respuesta la contaminamos, depredamos, asesinamos a la vida animal. Hay reflexiones muy profundas al respecto, pero no acabamos de entender por qué los hombres no lo asimilan.  Ese afán de ensuciar, destruir lo que tiene tanto valor. Cuando la furia de la naturaleza se manifiesta, se sufren las grandes pérdidas. Arrasa con todo y no hay fuerza humana, que pueda pararla. *** Se hacen presentes con magnitud, poderío y hasta belleza los ciclones, tsunamis, terremotos, huracanes. Los mares contaminados por toneladas de desperdicio, vomitan sus aguas con tal fuerza que son imparables. Así la tierra se reacomoda y surgen los movimientos telúricos, que terminan con ciudades enteras y hasta países.  Los volcanes cuando arrojan lumbre y lodo, como el volcán de Fuego en Guatemala, que causó  daños materiales y de vidas humanas. Hay 6 volcanes que harán erupción en 2018: el Merapi (Indonesia); Kirishima (Japón); Oraefajokull ((Islandia); Villarrica (Chile); Popocatépetl (México) y Kilauea (Hawái). En todo hay actividad y los fenómenos naturales, vendrán con fuerza triplicada. Hay una película que lo vaticinó en 1973,   “Cuando el destino nos alcance”. El hacinamiento global, debido al efecto invernadero, que llevó la industrialización del Siglo XX.*** En la capital del estado de Veracruz, Xalapa, hay una complacencia, displicencia, omisión de las autoridades correspondientes, en el cuidado del Medio Ambiente local. La ausencia del gobierno estatal en campaña, es notoria y dolosa. Cientos de vecinos se ven amenazados, con la destrucción de áreas verdes importantes. Suministros de oxígeno, para todos. La ambición de constructores, funcionarios, empresarios es alarmante. No les importa el daño colectivo, más que sus intereses económicos. Hay registro puntual de como la administración pasada, utilizó todo para favorecer a estos concesionarios. Tanto que los Fernández-Chedraui ( Ferche) tuvieron un cabildero, que les sirvió varios años dando dinero a los alcaldes y sus regidores, para que autorizaran el cambio del uso del suelo. Están arrasando con pulmones naturales, que suministran a toda la capital. Entre muchos más están los emblemáticos como el Puente Nezahualcóyotl, La Esponja y Río Azul donde los vecinos de cada lugar, tienen una lucha constante en su defensa.  Ni el alcalde, ni el gobernador, ni los candidatos tienen la voluntad política para la solución que agobia a cientos de familias que ven con preocupación la posible desaparición de los mismos. *** La verdad que puede importar lo político, si se destruye lo que nos proporciona alimentos, agua, oxígeno para sobrevivir. El gran desprestigio de los políticos, viene de  omisiones como estas. *** Y para las agruras del mole… usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.