Dialogando
Por Abel Domínguez Camacho

La narrativa de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha sido muy fácil, cómoda y efectiva, siempre desde la oposición, aun cuando fue jefe del gobierno del D.F.; desde el otro lado es efectivo lanzar piedras, más ante un pueblo agraviado como el mexicano. Al frente del Gobierno del D.F. siempre pudo voltear hacia los “de arriba”, “la mafia del poder”; me limitan, quieren entorpecer mi gobierno y miren lo que hago…y yo pregunto ¿dónde está el padrón de adultos mayores de la CDMX?; ¿Dónde se puede consultar la información sobre los segundos pisos? Muchos casos pueden escapar ante la poca transparencia, pero irán saliendo.

Desde la oposición y con una sociedad agraviada, cansada y penosamente, desinformada, resulta efectivo que esta escuche justo lo que quiere oír; para cada grupo o sector de la población hay una narrativa natural, no se requiere mucha ciencia para ello, la ciencia ha estado en cómo sus estrategas lo han sabido utilizar en el eterno proceso de campaña de AMLO y, han venido “utilizando” a la sociedad y sumando seguidores con esa retórica, al menos por lo que se observa en las redes. Las movilizaciones en tierra observan la misma lógica y mecánica de las movilizaciones en todo el mundo: acarreo.

Es de alta efectividad espetar “te duele la cabeza, yo voy a acabar con tu dolor de cabeza, no más mejoral”(expresión mía), claro, es lo que cada grupo quiere; se manejan estratégicamente los temas de corrupción, desempleo, inseguridad, reformas estructurales de origen Priísta, políticas públicas dictadas desde el FMI y Washington, gasolinazo, suficiencia alimentaria, etc. Los temas incomodos o riesgosos desde el punto de vista electoral los manda a consulta, dando nuevamente atole con el dedo a la sociedad-como dicta la sentencia popular-queriendo vender la idea del poder del pueblo.

La población en general ya se dio cuenta que no hay propuestas concretas, solo estamos frente a una retórica de campaña sin soluciones viables. Su equipo de asesores ha tenido que salir en su defensa, diciendo que sus imprecisiones, su lenguaje monosilábico, sus lagunas y falta de continuidad verbal y, su lenguaje corporal, son un asunto de estrategia. Ahora tendremos que aceptar que sus estrategas son muy chingones. El pueblo tiene la última palabra el 01 de julio frente a la narrativa ganadora desde el 2017 a la fecha.

Los temas que no se incluyen en su retórica de estrategia de campaña son los del aborto, la comunidad LGTBI, personas con discapacidad, comunidades indígenas, migrantes…minimiza la situación de esos grupos y se protege de las respuesta de instituciones como la iglesia católica y los mexicanos católicos guadalupanos, mismos que NO se encuentran muy contentos con AMLO que se refiere sin ton ni son al Papa Francisco y, por el uso y abuso de la alusión a la virgen de Guadalupe, la Morenita de México, a través del partido político movimiento de regeneración nacional, Morena.

Esa mi precepción la refuerza Elena Poniatowska, que en entrevista con Cecilia Ballesteros responde para el periódico El País:

[…P. ¿Echa de menos en la campaña más proclamas progresistas?

  1. Sé que esos temas, López Obrador no los va a tocar, no los va a tocar y ya no los tocó, como se dice en México. Ya no habló del aborto… Él ha dicho que es cristiano. Tiene una actitud que es bastante religiosa que finalmente pues coincide con la de los mexicanos. Incluso el nombre de su partido, Morena, es guadalupano. A la Virgen le dicen la Morena…].

La Poniatowska menciona el guadalupanísmo de López Obrador-así le refiere ella- como algo natural, normal, yo pienso que los católicos guadalupanos-incluidos en la lista nominal-le van a pasar la factura el próximo 01 de julio. De acuerdo con el INEGI, hasta 2010 había en México 84.2 millones de católicos y, en México ser católico es ser guadalupano.

El 89.3% de población es guadalupano, población que si bien se congrega solamente los domingos, es suficiente para el saludo y el comentario, entre serio y jocoso, respecto a la votación del 01 de julio, ya se verá, siempre he dicho que el tiempo es sabio.

El México de hoy es un México agraviado, el diagnóstico que circula en los medios y en el imaginario colectivo es correcto, lo que no tiene el México de hoy es un opción viable al 100%.

El 01 de julio de 2018 salgamos a ejercer nuestro sufragio, derecho y obligación, que gane la democracia.

Otras entregas del autor:

https://abel-dialogando.blogspot.com/2018/04/del-plato-la-boca.html

https://abel-dialogando.blogspot.com/2018/06/la-estrategia-y-el-trasfondo-de-las.html