No son buenos los tiempos para los mexicanos, y lamentablemente los veracruzanos no somos excepción pues basta revisar las paginas noticiosas para caer en un pesimismo desolador respecto de nuestra realidad cuyo acontecer está pleno de hechos sangrientos, y no es retórica: en gobernantes.com una de las páginas con puntual registro del reflejo sangriento de nuestro entorno se lee: “un taxista ejecutado en Acayucan”; “reguero de cuerpos en San Juan Evangelista”; “hombre ejecutado en Gutiérrez Zamora”, etc., en otra página bastante significativa, Al Calor Político se encuentra: “dos policías de Tepatlaxco están desaparecidos”; “dos personas fueron asaltadas” en dos bancos de Veracruz”; “dos hombres y una mujer fueron emboscados y muertos en Amatlán”; en Coetzala asesinaron  a un hombre y tiraron el cadáver a un puente”. El escenario es prodigo en casos de sangre ¿quién podrá salvarnos?