Solo una condición humana de pobre naturaleza podría evadir un sentimiento de solidaridad con quienes integran los colectivos de familiares desaparecidos; por conveniencia política o auténtica solidaridad humana los candidatos al gobierno de Veracruz al fin se reunieron con nueve de esos colectivos, que mostraban su impotencia porque parecían clamar en el desierto sin encontrar eco a sus demandas. No están muy conformes con la actitud de fría indiferencia asumida por el Fiscal Winckler, lo repitieron iterativamente en ese encuentro, por lo cual pidieron a los candidatos firmar el cumplimiento de compromisos en caso de llegar al gobierno. Con su dolor a cuestas los integrantes de estos colectivos han adquirido conciencia de que la única manera de ser escuchados es la presión, sin duda cuentan con el apoyo solidario de la sociedad veracruzana