No debiera sorprender, tampoco tomar muy en serio el resultado de encuestas difundidas en diferentes medios de comunicación “retratando” un momento electoral, porque esta herramienta cuya utilidad es ahora muy versátil y hasta ajena a los propósitos originales, se ha convertido en instrumento de lucha electoral para desorientar a la ciudadanía creando escenarios versátiles para obligar al adversario a tomar decisiones fuera de programa. Lo comprobamos en Veracruz con la encuesta difundida por Votia y Avannoticias, cuyas proporciones salen de todo rigor lógico porque coloca a José Yunes Zorrilla como el menos conocido de los tres candidatos competitivos; salta a la vista lo forzado de esas conclusiones, y porque se difunde después de la impresionante concentración masiva para AMLO y el consecuente apoyo a Cuitláhuac. Colateralmente, mera coincidencia, pero sugestivamente para reforzar la local, se difunde en Ejecentral otra encuesta muy coincidente.  Pero nada fuera de lo normal pues forma parte de una estrategia electoral, válida aún con el alto contenido de marrullería política, inclinada a convencer a quien se vaya con la finta.