Yo soy constitucionalista, Andrés Manuel no, le dijo la ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, en entrevista televisiva a Adela Micha; este fin de semana abundó en el tema durante su visita a esta ciudad en cumplimiento estratégico en la campaña lopezobradorista. En el cuartel general de López Obrador quieren desactivar las críticas contra su aserto de conceder amnistía a delincuentes, de allí la preocupación por desvanecer el desacierto y nadie mejor para esa tarea que una experta en Derecho Constitucional. Lo es la ministra Sánchez Cordero, quien por cierto se anduvo por las ramas recordando las Leyes de Amnistías concedidas durante los gobiernos de Patricio Chirinos y Fidel Herrera, sin poner el acento en que el beneficio se otorgó por delitos considerados no graves. Pero su propósito fue dejar en claro que no habrá perdón para delitos de alto impacto.