O   P   I   N   I   O   N

Por: Mario Javier Sánchez de la Torre

    Después de que aproximadamente el 90 % de los pronósticos indicaban que la selección Alemana le ganaría a la mexicana de futbol, tanto aquí en nuestro país, como en otros, pues las apuestas en los casinos así lo indicaban, el resultado fue al contrario.

    Y lo inesperado sucedió, el pasado domingo 17 del presente mes al filo del medio día, hora de México, cuando llegó a su fin el esperado y excelente juego, a manera de regalo a los papas mexicanos el seleccionado nacional ganó al alemán con un apretado, pero muy bien ganado marcador de un gol, contra cero. Increíble verdad, no solo para los mexicanos sino también para la mayor parte de los aficionados de los demás países del mundo, en especial para los participantes en esta copa Rusia 2018.

    Como era de esperarse y además muy normal, la alegría inicio y los festejos desde el interior del estadio allá en Moscú, de parte de los miles de aficionados de esta nación que pudieron asistir tanto por su situación económica, como por contar con el debido tiempo para poder hacerlo, a los que de alguna forma envidiamos pero positivamente.

    Comenzaron de inmediato a llegar por diferentes vías imágenes de lo sucedido, entrevistas con los integrantes de la Selección Nacional de México, comentarios de los narradores, entrevistas con el público asistente, tanto mexicanos como de otros países y la fiesta era de primera e inolvidable.

    Pero en algunos de los videos que nos llegaron y no sé si a usted también estimado lector los cantos eran agradables, de alegría, pero lamentablemente en otros no. En especial cuando entre la multitud de aficionados mexicanos había mujeres rusas o de otras nacionalidades. Las letras de las canciones eran insultantes, vulgares, de muy bajo criterio y educación. Así como también algunos comportamientos que ha habido en bares y restaurantes de esa histórica ciudad. Lo que hace un contraste muy vergonzoso con otro video que también me llegó de la actitud de los aficionados japoneses o coreanos, no sé ve su nacionalidad, al finalizar el partido al que asistieron, en el cual se aprecia tanto a hombres y mujeres recogiendo la basura que produjeron en los lugares que ocuparon antes de irse del estadio. Obviamente no tienen la obligación de hacerlo, pero su alto sentido cívico y de respeto a los demás, de alguna forma les hace sentir la responsabilidad de hacerlo.

    Esperemos no continúen llegando noticias y videos de la mala conducta que nuestros connacionales están llevando a cabo en esta Copa del Mundo Rusia 2018. Porque una cosa es la diversión y otra muy diferente el libertinaje u la mala educación. Usted que OPINA estimado lector. Hasta el viernes.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com