Crónicas urgentes

Claudia Constantino

    En política todo es circunstancia, y al gobernador de Veracruz parece habérsele olvidado. Aunque es un político experimentado, tanto dinero, tanto poder y tantos amigos poderosos le han hecho un gran daño, pues perdió cualquier vestigio de humildad que pudiese quedarle. Entonces, las posibilidades de que termine como otros soberbios, humillado, han crecido en los últimos días.

    Querido lector: le propongo un recuento de las circunstancias, en este que es el último día de las campañas (a Dios Gracias). Estamos a sólo cinco días de que los veracruzanos gocen de la oportunidad de decirle a su gobernador, con su voto, lo buena o lo mala que les parece su administración. Lo bien, o lo mal, que ven su decisión de hacer de su hijo, su sucesor en la gubernatura. Tendrán ocasión de manifestarle si olvidaron las mentiras que les dijo, si no les importa que no les haya cumplido cuanto prometió.

    El gran perdedor de la campaña que hoy concluye es Don Miguel, porque ni con todo lo que gastó y usó, para ampliar la ventaja de su hijo frente a sus adversarios, lo ha conseguido. La numerología sugiere, que el final de esta contienda será de fotografía, y que hasta hoy, no hay nada para nadie. Así que al menos, la campaña, ya la ha perdido. Claro, que sabemos que eso le importa poco, el va por el triunfo electoral, a cualquier precio.

    Pero “el efecto López Obrador” amenaza con pasarles encima, sin importar cuantas despensas hayan repartido, ni a cuantos empleados de gobierno hayan obligado a participar en los eventos del candidato del PRI-PRD-MC a la gubernatura de Veracruz. Lo que parece que sí va a contar, serán los tantos agraviados por el gobernador “TODOPODEROSO”. También contarán sus familias, esas que han sufrido las consecuencias de despidos, pagos detenidos, inmovilidad económica, violencia, etc.

    Lo dijo Gallo Bolo, claro y fuerte: “Aquí están las despensas que anda repartiendo el gobierno del estado para descarrilar mi cierre de campaña” y las mostraba en un video. El diputado con licencia Ernesto Cuevas también denunció los excesos y las faltas a la ley. Con su legendaria soberbia, el gobernador respondería: “Si considera que es delito electoral que presente las denuncias. Nosotros cumplimos ampliamente con la normatividad electoral.”  

    Por su parte, el Dios de las encuestas, evidencia que hay sobradas razones para que el clan Yunes azul esté así de desesperado. Con todo y lo mal candidato que pudiera parecerle a muchos, Cuitláhuac García, “corre una parejera” con el hijo del gobernador, sin haber gastado ni remotamente lo que ellos. Por su parte Pepe Yunes sabe, que si la mañana del domingo, las tendencias no favorecen a los inquilinos de palacio, se abriría su posibilidad de oro.

    Por eso cerró fuerte, no podía sostener ese trote y comenzó con paso lento, pero siempre dejando en claro quién es, y que representa realmente una opción. La tercera fuerza, dicen muchos. Pero no se quedó tan atrás. Cierra hoy, recordándole a los veracruzanos que hay un justo medio en la contienda, si no quieren ninguno de los dos extremos.

    La contienda por la presidencia de la república puede tener un resultado diferenciado con la de nuestro estado. Aquí las circunstancias no son las mismas a las del resto del país. Lo que parece diferenciarnos es que alcanzamos a ver que Andrés Manuel López Obrador no puede gobernar al país, y gobernar a Veracruz, y su candidato menos.

    Las circunstancias también llevaron al gobernador a medio darles chance a los empleados de gobierno para que vieran el partido de la selección mexicana contra Suecia, y perdió. Así que no hubo el efecto deseado tan desesperadamente. Las circunstancias, han hecho de su enemigo político Andrés Manuel López Obrador un titán muy difícil de vencer. Las circunstancias han llevado a miles de veracruzanos a reclamarle que el estado es más violento que nunca. Las circunstancias han puesto a todos muy atentos de dónde tiene las manos el Señor Gobernador de Veracruz el próximo domingo. Porque el corazón, todos sabemos dónde lo tiene.

    En política todo es circunstancia. En estas circunstancias iremos a las urnas. La súplica es razonar el voto, participar, cuidar casillas, exigirle al árbitro de la contienda que se muestre imparcial y al gobernador, que respete a los veracruzanos. Sabemos que le cuesta trabajo, que los ningunea, ignora y trata de manipular. Pero las circunstancias están del lado de Veracruz. Ya sólo queda ver lo que decide la mayoría y asegurarse de que se respete. Sufragio efectivo, no reelección. Ojalá que esa sea la circunstancia.

Cualquier comentario para esta columna obligada por las circunstancias, a: aerodita@nullme.com