De realizarse la explotación minera a cielo abierto en la región de Actopan y Alto Lucero, los drenajes con residuos de cianuro, arsénico y productos cianurados,  podrían filtrarse o escurrirse  a lagunas costeras e incluso al mar de Veracruz, lo que podría contaminar aguas y corales, dañando especies marinas vegetales y animales, con afectaciones sin precedentes, expuso el académico Eckart Boege.

Los proyectos mineros están a escasos 3 kilómetros del mar. En el caso de Veracruz se trataría de mina a cielo abierto en región tropical, por lo cual los daños serían graves y sin saberse a ciencia cierta el tamaño de la devastación, pues no hay precedentes, alertó.

“Es minería tropical o subtropical, no es el caso de los desiertos, entonces el tema de los drenajes ácidos no está resuelto”.

Se trata, sin duda, de un “atentado contra el patrimonio bio-cultural”.

DESECHOS VENENOSOS

Explicó que en el caso de las minas a cielo abierto como las que se pretenden realizar en los municipios veracruzanos de Actopan y Alto Lucero, se trata de procedimientos industriales en los que se removería, con explosivos y uso de productos como arsénico, cianuro y cianurados, aproximadamente 136 millones de toneladas de tierra, pues sólo se obtendría medio gramo de oro por tonelada removida.

Además, ahondó, se utilizarían aproximadamente “14 millones de litros de diesel en 7 años para obtener 1 metro cúbico de oro, por lo menos de 5 mil a 7 mil toneladas de explosivos, de 6 a 8 millones de metros cúbicos de agua. Imagínense, un metro cúbico de agua es un tinaco chico; y 7 mil 500 toneladas de cianuro, aproximadamente. Un gramo de cianuro del tamaño de un arroz mata a una persona… nada más les recuerdo que los soldados en la Segunda Guerra Mundial mordían cápsulas de cianuro para caer muertos, envenenados, inmediatamente, y evitar los interrogatorios “, destacó Eckart Boege.

En La Tepetatera, frente a Palma Sola, se arrojarían  por lo menos 70 millones toneladas removidas con “lo que ellos dicen material inerte perno no lo es, se remueve azufre, arsénico, cianuro y otros productos cianurados que con  las lluvias y el oxígeno se generarían drenajes ácidos que seguirían por lo menos por 140, 160, hasta por 200 años. Esos drenajes ácidos se irían directamente hacia Palma Sola”.

Boege puntualizó que tras un estudio hecho por entre 52 y 54 investigadores, concluyeron además que en ningún otro lugar del mundo existe una mina a cielo abierto a dos kilómetros y medio de una Central Nuclear -como Laguna Verde-.

Si bien existió una en Estados Unidos, precisó, la Planta Nuclear se echó a andar después de que se operara la mina.

“Es muy grave”, enfatizó, el tema de los desechos de la minera, pues si bien el cianuro se descompone, “los productos cianurados no”, por lo que los drenajes irían a la Laguna Costera y se contaminaría todo.

DAÑOS Y CICATRICES PERMANENTES

Al explicar el tema de la minería industrial y el uso de cianuro, arsénico y productos cianurados, el académico resaltó que el tema de los drenajes ácidos no está resuelto, esto a pesar de que las mineras digan que van a controlar el tema.

“La Tepetatera va a seguir muchos años. Los drenajes ácidos se generan justamente por la acumulación de agua que se infiltra y después escurre. No hay nada que va a cuidar por 300 años la ladera para que no hubiese drenajes ácidos”.

Además, expuso, con un huracán, tormenta tropical o intensas lluvias, la mina se llenaría de agua, lo cual no se resolvería con bombeo a la “laguna de lixiviación y riego de caminos”, porque se van acumulando igual arsénicos y productos que derivarían en contaminación severa, por lo que “técnicamente no tienen resuelto -los mineros, muchas cosas”.

“Sobre todo, es la última ladera… qué pasa si esa ladera se derrumba como eso sí ha pasado muchas veces…No sabemos qué va a pasar, si es permeable ahí el agua encuentra su camino… y podría arrastrar metales pesados  hasta el mar que está a sólo 3 kilómetros, aproximadamente, en línea recta, y no se sabe con precisión qué pasaría con los arrecifes.

Esto, destacó, al hablar de la gravedad del tema de los drenajes ácidos, pero no hay que olvidar, reiteró, que la zona Actopan-Alto Lucero alberga el Santuario de Aves Migratorias más grande de América, y que sólo hay otro igual en África, 5 millones de aves rapaces; además de que hay cícadas con una edad de miles de años, mismas que al ser trasplantadas morirían; y tampoco hay que olvidar, resaltó, que los habitantes viven del ecoturismo y la producción de frutas tropicales, del campo, ganadería, y que hay tumbas totonacas, refirió el académico.

“En conclusión, la ganancia es para ellos -los mineros- y los pasivos ambientales son para nosotros, pero no solamente los pasivos ambientales, sino los pasivos sociales… los daños serían para nosotros en Veracruz… hay daños a la  salud humana… son cicatrices permanentes”.

Xalapa- 2018-06-0615:22:57- Leticia Cruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO