El PRI aseguró que, de acuerdo a expedientes del Instituto Nacional Electoral (INE), Morena desvió a sus campañas electorales recursos que iban a ser destinados originalmente a los damnificados de los pasados sismos de septiembre.

Debido a lo anterior, el Revolucionario Institucional demandó a la autoridad electoral a que actúe lo más pronto posible y dé a conocer los resultados de esa investigación.

Según Mariana Benítez, diputada priísta, Morena decidió abrir un fideicomiso para recibir donaciones y luego destinarlas a la reconstrucción de las zonas que tuvieron mayores daños tras los sismos del 7 y 19 de septiembre. Sin embargo, Benítez aseguró que, de acuerdo a expedientes del propio organismo electoral, Morena recibió en ese fideicomiso 46 millones de pesos en efectivo que no se sabe, con certeza, de donde salieron.

Aunado a eso, denunció, existe el reporte de que, desde el citado fideicomiso, se emitieron 71 millones de pesos cobrados con cheque de caja por 61 personas que presuntamente no son damnificados, sino operadores políticos de Morena.

Ante esos señalamientos, que fueron acompañados por el otro representante del PRI, Emilio Suárez Licona, el consejero presidente, Lorenzo Córdova, y las consejeras Pamela San Martín y Claudia Zavala pidieron no violar la secrecía de la investigación.

“Seamos responsables los integrantes de este Consejo General con la información que obra en los expedientes, ésta es confidencial, ésta es sensible”, señaló San Martín.

En la discusión, Horacio Duarte, representante de Morena, dijo que su partido no tiene nada que temer, que no actuado de manera ilícita y pidió que Benítez sea sancionada por dar a conocer información de los expedientes.