El constante movimiento de las placas tectónicas podría reactivarlo, afirma el geólogo Lucio Cartagena Hernández.

Aunque su última erupción fue en 1793, el constante movimiento de las placas tectónicas reactivaría al volcán de San Martín al generar fricción y fracturas por donde escape el calor en forma de magma (lava), indicó el geólogo Lucio Cartagena Hernández, quien señaló que la subducción es un proceso permanente en todo el mundo.

“El problema de Juchitán y sus sismos es que reactive a Catemaco (el volcán de San Martín), ese es el riesgo… conforme se mueve por debajo las placas se genera fricción y eso hace que se caliente todo por debajo, llega un momento en que se fractura y por esa fractura se escapa el calor en magma… esto (la subducción) no se para nunca… la cosa está así: cada vez que se mueve la placa se activan los volcanes, mi miedo es que se reactiven los volcanes de Los Tuxtlas”, mencionó el egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en exclusiva a Imagen del Golfo.

-¿Eso es lo que podría reactivar al volcán de San Martín?, se le preguntó al geólogo, quien respondió: “Sí, así es”, mientras explicó que la subducción es el proceso mediante el cual parte de la corteza oceánica, individualizada en una placa litosférica, se sumerge bajo otra placa de carácter continental.

“Conforme se mueve la Placa de Cocos por debajo del continente se mueve a pequeños saltos, no es un movimiento paulatino, son movimientos a brincos porque se acumula la tensión y cada salto es un sismo, eso ocurre aquí en la zona de subducción, que es la zona de choque entre la Placa de Cocos y la Placa de América del Norte, pero los movimientos son por debajo del continente, por eso se sienten más hacia adentro que por la costa”, explicó detalladamente.

 BROTES DE AGUA CALIENTE SERÍAN LOS INDICIOS DE LA ACTIVIDAD

Lucio Cartagena añadió que un posible indicio de actividad volcánica se dará cuando escurra agua caliente del San Martín, hecho que no ocurre, aunque a decir de los pobladores de Pajapan, hace seis meses escucharon ruidos extraños del subsuelo, lo que deja entrever movimientos telúricos, mientras que descartó que tras la reciente erupción del Volcán de Fuego en Guatemala, éste se encuentre conectado al de San Martín.

“(Hay que preocuparse) cuando escurra agua caliente, ya ha habido hace poquito, como seis meses, unos ruidos debajo del cerro de San Martín, personas nativas de Pajapan lo reportaron… en donde brota agua caliente, así como en Juchitán o Nizanda… es movimiento de las placas, mientras aquí se hunde, allá se eleva y se fractura, esa es la idea del porqué son las grietas, es a causa de la expansión de la tierra por la subducción”, refirió Cartagena Hernández.

En ese sentido, el geólogo especialista en sismología añadió que prueba de esto ya ocurre en Michoacán, en donde hay presencia de géiseres, lo cual se constató mediante una consulta hemerográfica en el diario Milenio, pues Protección Civil de Ixtlán monitoreó el surgimiento de esta manifestación geotérmica el 5 de julio de 2017, fenómeno ocurrido en 2011, pues el agua brotó a gran presión con 70 grados Celsius.

“Se está reflejando en Michoacán y en Jalisco, ya hay géiseres funcionando por todo este mecanismo (el movimiento de las placas)”, resaltó.

 ACTIVIDAD SÍSMICA LEVE EVITA TENER MEJORES PREDICCIONES: UNAM

Aunque no se ha documentado de forma oficial, hace tres años trascendió la presencia de algunas grietas en las faldas del volcán, sin embargo, hasta el pasado 24 de junio de 2017 Juan Manuel Espíndola Castro, investigador titular del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), precisó a la Agencia Informativa Conacyt que se identificó actividad sísmica leve en esta zona comprendida en un campo volcánico, pues si bien, el San Martín es el único activo hay cuatro más que no han tenido erupciones en más de 10 mil años, por lo que se estableció una red de sismógrafos en la región.

“Sabemos que la sismicidad asociada al campo volcánico de Los Tuxtlas es muy leve, no hay gran cantidad de temblores… Hemos entendido también que el hecho de que haya poca actividad sísmica no significa que no tengamos nada de qué preocuparnos, por el contrario, en esta zona, la actividad eruptiva no registra intensa actividad sísmica y ello deriva en que no haya mucho tiempo para realizar predicciones”, señaló Espíndola Castro en ese entonces.

‘FALLA DEL ISTMO’, LA CAUSANTE DE TEMBLORES INTENSOS

En un mapa, Lucio Cartagena mostró lo que denominó ‘La Falla del Istmo’, una ruptura que atraviesa desde Frontera, Tabasco; hacia Tehuantepec, en Oaxaca, justo frente a la zona de colisión entre la Placa de Cocos y la Placa Norteamericana, lo que explicaría los destrozos ocasionados por el terremoto de 8.2 grados en escala de Richter que afectó principalmente a Juchitán, Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo, entre otros, pese a que estos municipios se encuentran retirados del epicentro ubicado en Chiapas.

“(Juchitán) es donde está más cerca de la zona de colisión… esa falla geológica pasa por el Istmo (de Tehuantepec) y va a dar hasta Frontera, Tabasco; esa falla geológica permite que se fugue petróleo allá en Tabasco y genera los yacimientos”, comentó el especialista que es jubilado de Petróleos Mexicanos (Pemex), tras 40 años de experiencia.

 UV MONITOREA MONTAÑAS

Por su parte, el Centro de Ciencias de la Tierra de la Universidad Veracruzana (UV), intensificó el monitoreo del Pico de Orizaba y el volcán de San Martín tras la erupción en Guatemala, registros que muestran resultados estables tras los sistemas de monitoreo sísmico y de actividad volcánica permanente, aunque se desechó la errónea idea de la posible reacción en cadena con lo ocurrido en Centroamérica, tal como circula en redes sociales y el portal de videos YouTube.

MÉXICO ACTIVO EN SISMOS … Y TAMBIÉN EN VOLCANES

 Y es que aunque suene extraño, en el país se encuentra el Cinturón Volcánico Transmexicano que cruza por las entidades de Querétaro, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Puebla, Veracruz, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato y el Estado de México, aunque también Baja California, en 2001, al norte; y Chiapas, al sur, en 1982 y 1986 han mostrado actividad al situarse cerca de fallas geológicas o de zonas de subducción.

De acuerdo al Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), en México hay 48 volcanes activos, sin embargo, 12 son los que en los últimos 10 mil años tienen o tuvieron erupciones, de los cuales dos se ubican en Veracruz: el Pico de Orizaba y el volcán de San Martín, aunque por la actividad sísmica de un año a la fecha esta actividad se reflejaría en Catemaco, donde precisamente se formó la laguna a causa de la expulsión de lava hace 225 años, aunque en 1967 registró fumarolas débiles y escasas.

Coatzacoalcos- 2018-06-0710:04:18- Heder López Cabrera / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO