Frente a las cámaras de televisión Duarte de Ochoa aseguró no tener más propiedades que las asentadas en su declaración patrimonial, se dijo difamado pero paga con cárcel mucha culpa de sus decisiones al frente del gobierno veracruzano. Por tal razón no se le cree cuando en carta a Ciro Gómez Leyva señala: “Quiero hacer mención de otra mentira más del actual gobernador, mi familia vive de la manera más austera posible, alquilan un departamento de 2 recámaras donde reside mi esposa y mis 3 hijos, no tienen ningún tipo de servidumbre ni ayuda, mi esposa, como muchas madres de familia, es la que se encarga de las labores del hogar, utilizan el transporte público para trasladarse y su máximo lujo es salir los domingos a un parque para que los niños puedan correr”. Pero no cuadra el lujoso barrio en que viven, ni porqué tiene que ausentarse del país si no guarda culpa alguna. No, Duarte no es el mejor defensor que debiera tener la señora Macías.