Marcela Torres es senadora panista, anodina desde el enfoque de su trabajo legislativo, vino a Veracruz a promover la candidatura de Anaya e hizo hincapié en el sector de los indecisos aún para inclinarse a equis candidato. Pero la regó feamente al calificar como “chairos” (expresión despectiva que quien sabe qué significa pero se usa para denigrar al oponente) a los seguidores de AMLO; después de la derrapada pública (porque en corto debe ser su habitual lenguaje) la señora Torres quiso atenuar su expresión alegando que a los panistas les llaman “panuchos”, nada que ver pero sin duda al abandonar la entidad dejó olor a azufre acompañado con una molesta letanía “no me defiendas comadre”.